TLK Parte 1 – Capitulo 3 Parte 1

Capítulo 3: Lujuria

Parte 1: Un demonio Señor de la lujuria dijo, Érase una vez

 

Un Señor Demonio de la Lujuria dijo, erase una vez,

“Incluso sin encanto asertivo, todavía puede cumplir con su deseo.
Si sólo es satisfacer sus antojos, no hay obstáculos.”

Diciendo eso, ella no comía lo que debía comerse, y mientras seguía desvaneciéndose, acarició suavemente mi cabeza.
Su aspecto refrescante y su carisma enamorante eran suficientes para que incluso una mujer como yo abrigara ciertos sentimientos. Era lo suficientemente hermosa como para obligar a una persona a la depravación, y mientras meditaba en cómo era esto una verdadera belleza diabólica, no pude evitar sentir envidia de ella.

Continuar Leyendo

Alice Tale Capitulo 38

Aquí el capitulo 38 de Alice Tale, hacia tiempo que no había uno de este tamaño, por lo que es el único capitulo de hoy, espero que lo disfruten.


Capítulo 38: Especulaciones

 

Por la mañana, después del desayuno en el comedor del hotel, nos reunimos en una de las habitaciones.
Francesca me invito a una comida por la tarde, así que rápidamente me instruyeron sobre no salir por las calles desconocidas.

 

El yo de ahora, ahora está peinando el pelo de Till.

Continuar Leyendo

Alice Tale Capitulo 36

Aquí el capitulo 36 de Alice Tale, este es el ultimo capitulo de hoy, espero que lo disfruten.


Capítulo 36: Capital Real Sentoria

 

El cuarto día por la tarde llegamos a la Capital Real
Aunque habíamos llegado a nuestro destino en tres días, llegamos tarde por la noche y el día fue desafortunado. Especialmente, cuando se dice que nadie entra en la ciudad en medio de la noche.

Continuar Leyendo

BTTH Capitulo 40

BTTH Capitulo 40 – Shock

 

Silencioso, todo el mundo estaba en silencio!

Todos los ojos estaban centrados en las palabras doradas reflejadas en la tablilla de piedra negra.

En la plataforma de invitados, el resonante anillo claro de las tazas de té que caían al suelo resonó. Los representantes de la ciudad de Wu Tan estaban todos atónitos, la incredulidad se extendió por sus caras.

Continuar Leyendo