Side Story 2

Leer Sin Conexión:

I was reincarnated as a Magic Academy!

Historia Paralela 2: ¡Una noche de “terror” en la Academia Mágica!

[Punto de vista de Nanya]

Ahora que lo recuerdo, este pequeño evento tomo lugar no mucho después de que Illsy hiciera de Shanteya su esclava.

Tengo que decir que, la primera vez que miré a esa mujer el’doraw, mi mente se fue directamente al tamaño de su pecho. Ella tenía un pecho precioso, pero me irritaba por alguna razón. ¿Tal vez era porque mi forma en ese momento era de un tamaño más pequeño? Bueno, en ese momento, yo pretendía que no me molestaba demasiado, pero en mi interior era otra historia. Me enfurecí por unos minutos.

Bueno, ¿qué podía hacer? Odiaba perder, especialmente cuando se trataba de encantos femeninos.

¡Te enseñaría si no estuviera bajo un sello! Era lo que yo usualmente pensaba cuando miraba que una estudiante levantaba sus pechos como para molestarme.

En la forma en que me encontraba, yo tenía una copa pequeña ¿y qué? Al menos, no estaba plana, pero entre todas ellas, ¡había alguien a quien no podía perdonar! ¡Ella me superaba incluso en mi forma original! ¡Ella era el huésped distinguido del Reino Teslov y también el objetivo de los asesinos de antes, la Princesa Ayuseya Pleyades!

*Suspiro*, pero ella era una draconiana… Su clase, gracias a su altura anormal, generalmente tenían un pecho bastante grande, ¡lo suficiente como para alimentar diecisiete familias! ¡Ella era un monstruo!

De cualquier manera, dejando mis frustraciones personales de lado, mientras eso pasaba, en ese entonces, estaba dejando a Shanteya dormir en mi habitación. Una vez que Illsy me hizo su maestra, la asesina el’doraw se vio forzada a escuchar todos mis comandos. Me aseguré de eso durante los interrogatorios, sin embargo, también terminé pulverizando a cierto intento de hombre, ¡que también era el director de la academia! ¡Él se atrevió a preguntar por las tres medidas de Shanteya!

Ese día, también descubrí que el collar de esclavo de Illsy o mejor dicho el tatuaje en el cuello era imposible de quitar. Intentamos literalmente de todo, incluso un cristal especialmente raro que encontré en un calabozo. Esa cosa podría romper un habitual collar de esclavo en pedazos e incluso se desharía de ciertos debuffs en cuestión de segundos. Bueno, cuando lo usamos en el tatuaje de Illsy, el cristal raro fue el que se destrozó. Esto era sorprendente, ninguno de nosotros había visto algo como esto antes. Zertan y Paladinus estaban un poco curiosos por eso, así que se tomaron su tiempo estudiándolo. Se pusieron de acuerdo para cada día, o algo así, estudiar el tatuaje de esclavo de Shanteya.

Después de ese incidente, nos dimos cuenta de que podría ser una mala idea dejar que Illsy vagara por nuestra biblioteca. Nada lo detenía de entrar ahí, pero si él podía aprender algo como Colly Tos o [Telekinezy], sin duda, él podía aprender otros hechizos. Tuberculus tomó acción inmediatamente y removió de la academia cualquier rollo o libro que tuviera hechizos de Rango Maestro o más elevados. No teníamos ni idea de cuáles eran las intenciones del Dungeon Lord, así que debíamos asegurarnos que pudiéramos deshacernos de él, por si acaso.

La primera vez que lo conocí, me sorprendí por su comportamiento sorpresivamente amigable, COMPLETAMENTE DIFERENTE de cualquier otro dungeon que había enfrentado hasta entonces. Por lo general, las cosas eran algo como: “¡Muhahaha! Vas a morir, ¡Tú, patético perra!” Y terminaba con: “¡Por favor, no me mates! ¡Por favor!”

Por otro lado, lo de Illsy fue algo como las siguientes líneas: “Erm… Te juro por quien sea a quien dirijas tus oraciones, ¡No soy un pervertido! Pero, ¿puedo tener tus bragas? Es para erm… propósitos de investigación.”, pero no tenía ni idea en lo que esto acabaría.

¡Nunca había escuchado en toda mi vida de un Dungeon Lord que fuera pervertido como él! Pero de lo que si estaba segura era de que los demás dungeons no eran nada amigables, especialmente los ‘Como un Dios’, ellos eran los más egocéntricos, ¡unos egoístas bastardos que había conocido a causa de la poca fortuna en mi vida!

¿Arara? Como que me alejé un poco de la historia. Como dije, este evento tuvo lugar un poco después de que Illsy hiciera a Shanteya su esclava y el consejo de profesores limpiara la biblioteca y los terrenos de la escuela de cualquier hechizo poderoso o libro capaz de ofrecer a Illsy una ventaja sobre nosotros. Los metimos todos dentro de un collar especial, el cual Tuberculus siempre cargaba escondido entre sus ropas. Había muchas cosas almacenadas ahí, muchos tesoros, incluyendo el más reciente botín que conseguimos en nuestra última exploración de calabozos.

Como sospechamos, el hambre de conocimiento de Illsy creció, e incluso atendió algunas de nuestras clases. Todos los profesores acordaron previamente en mantener las lecciones lo más sencillas posibles, pero al mismo tiempo, tratar de hacerlas más largas de lo usual. Todo iba bien, especialmente desde que los estudiantes se acostumbraron a usar hechizos de rango Principiante e Intermediario.

Tuberculus se aseguró de decirle a Illsyore que no se acercara a la biblioteca y no absorbiera ninguno de los libros ahí, pero aun si lo hiciera, no había quedado nada de valor en ese lugar. O eso es lo que pensamos…

Desafortunadamente, había un rollo que el vejestorio olvidó esconder, pero eso fue porque sólo un idiota se atrevería a usarlo. Además de ese, también había un montón de rollos inútiles, así que era muy probable que este se hubiera escapado de su búsqueda diligente. Eso, o una estudiante draconiana bien dotada pasó caminando y lanzo [Hipnotizar] sobre Tuberculus mientras él trabajaba en ello. (Nt: Idiotizar diría yo xD)

Rollo de [Libertad Interna] era el nombre del rollo. Y por lo que hacía, era algo simple. Si se lanzaba sobre un ser pensante, el hechizo liberaría los deseos más ocultos y los mostraría de una mala manera. En el caso de Núcleos de Calabozos, este les podría permitir moverse con libertad, pero no se especificaba como. Se habían perdido pedazos de la descripción, pero el método de curar a la persona sobre la que se había lanzado aún permanecía. Sorprendentemente, este no era otro hechizo, sino una poción echa con algunos ingredientes especiales y raros.

En otras palabras, este hechizo estaba destinado a ser usado como una broma más bien que como algo realmente útil, sin embargo, nunca esperamos que Illsy la utilizaría en sí mismo creyendo que este le permitiría moverse libremente. Técnicamente hablando, este funcionó, pero por lo que yo podía ver, el costo era muy grande…

“¡Salgan! ¡Salgan! ¡Donde sea que estén!” Él nos llamaba.

Era casi medianoche. Yo y Shanteya nos estábamos escondiendo de él en un salón de clases vacío, detrás del escritorio del profesor. Mientras tanto, el cuerpo de cristal de Illsy estaba flotando al rededor con mis bragas, las cuales él me Colly Toseó, puestas en su cabeza como algún divertido sombrero.

¡Sip! ¡Yo, una aventurera de Rango ‘Como un Dios’, me estaba escondiendo de un pervertido Núcleo de Dungeon bajo la influencia de un hechizo de broma! Me estaba debatiendo entre destrozar al tonto o freír a Tuberculus.

“¿Qué es lo que pasa con mi Maestro?” Preguntó Shanteya mientras me veía preocupada.

“Idiotez en todo su resplandor, eso es lo que le pasa…” Respondí enojada.

Yo vestía mi bata, por lo que era algo ventoso ahí abajo.

“Pero, ¿está bien que nos escondamos así?” Ella me preguntó.

“Shanteya, cariño, tu maestro usó en sí mismo un hechizo escrito en un viejo rollo creyendo que con eso podría hacerse un cuerpo, desafortunadamente, este era algo como… un hechizo de broma. Ahora, él no es más que un idiota pervertido sin ninguna preocupación en el mundo. Si tú sales ahí, digámoslo de esta manera… necesitaras un nuevo conjunto de ropa.” Intenté explicarle.

Desde que Illsy la curó, pude notar que ella era extremadamente devota a él. Normalmente, los esclavos no daban ni un centavo por sus maestros. Si se les daba la oportunidad de huir de sus garras, ellos lo harían sin pensarlo. La lealtad de Shanteya era algo ridículo desde este punto de vista. Incluso me atrevería a decir que si este Dungeon Lord idiota, que estaba vistiendo mis bragas por sombrero, pensara aprovecharse de la lealtad de la el’doraw, acabaría convirtiéndose en un formidable enemigo. Afortunadamente, hasta ese momento, él nunca demostró tales intenciones, y el realmente la trataba más humanamente que cualquier otro maestro de esclavo de por ahí. Para él, ella era un igual, no una esclava.

“Si esos son los deseos de mi Maestro entonces…” Ella empezó a hablar, pero puse mi mano sobre su boca y la jalé desde su espalda, mi pequeño pecho presionando sobre sus grandes melones.

“¡Sh!” Traté de silenciarla.

Ella se sorprendió e intentó liberarse, pero seguí manteniéndola ahí.

“¡Sal, sal de donde estés Nanya-chan! Prometo que no veré… hehe… demasiado.” Dijo Illsy como uno de esos viejos pervertidos que miraba muy seguido en los castillos de la realeza.

Después de que se fue lejos, dejé escapar un suspiro. Era algo bueno que las estudiantes estuvieran en otro edificio. Dios nos perdone si él llega a ir ahí y va todo chiflado-pervertus-estupidus sobre ellas…

Sip, la reputación de la academia se iría por el desagüe, y probablemente no encontraría otro trabajo enseñando por un siglo o dos… Me estremecí cuando pensé en el peor escenario.

“Escucha, Shanteya. Justo ahora, Illsy está bajo los efectos de un hechizo. ¡Este no es su yo verdadero! Si él despierta de ese estado y se da cuenta de que hizo cosas desagradables a cualquiera de nosotras… bueno, más bien a ti, si él intenta hacerme algo, lo romperé en un billón de pedazos.” Me encogí de hombros, pero ella me frunció el ceño. A ella no le gustaba la idea de que Illsy se convirtiera en polvo. “De todos modos, si él despierta y se da cuenta de lo que hizo, él se arrepentirá, y lo más probable es que se deprima mucho. La situación entre nosotros terminaría haciéndose algo incomoda. ¿Qué pasaría si él dejara de hablarte o te evitara por completo? Él se consideraría como el culpable de todos esos actos y quizá terminaría escondiéndose de nosotras… No quieres que algo así le pasé a tu amado maestro, ¿o sí?” Le pregunté exagerándolo tanto como pude.

Yo realmente dudaba que cualquiera de estas cosas pasara, pero tenía que asustar a Shanteya un poco para hacerla que deseara unirse a mi lado. Esto también era por su seguridad… de hecho, esto era por la seguridad de todas las mujeres en el territorio de la academia. En el estado que Illsy se encontraba, ¡Él era el enemigo de todas las mujeres!

La el’doraw me miró por un buen rato. Con el ceño fruncido y mordiéndose el labio inferior, ella asintió.

“¡Bien! Vamos a….” La noté parpadeando y mirando hacia arriba. “*Suspiro*… él está detrás de mí, ¿cierto?”

Ella asintió rápidamente, haciendo que sus largas orejas se movieran de una manera linda.

“¡Kukuku! ¡Que trasero tan encantador!” El cristal pervertido dijo mientras usaba el hechizo [Telekinezy] para mirar bajo mi bata.

Una vena se saltó en mi frente. Giré y lo tomé por uno de sus bordes.

“¡Illsyyy! ¿No tienes que arreglar una pared por ahí?” Gruñí y lancé su cuerpo de cristal hacia el otro lado del salón de clases tan fuerte como pude sin romperlo.

Él atravesó la pared y cayó en la otra habitación. Sólo unas pequeñas grietas aparecieron en su cuerpo, pero nada que no pudiera arreglar con su insano pozo de Energía Mágica.

“¡Maestro!” Gritó Shanteya, preocupada de que haya roto al idiota.

“¡Él está bien! Me di cuenta de que el uso un Armadura Mágica de Rango Maestro, así que eso no debió hacerle mucho daño.” Le dije mientras la tomaba de la mano y corríamos de ahí.

“¿Armadura Mágica? Pero mi Maestro nunca había usado algo así antes.” Ella preguntó sorprendida mientras me seguía.

“Sí. Es a causa de ese estúpido hechizo. Creo que lo usó inconscientemente. Si él lo hubiera usado de manera consiente y uno de más alto rango, estaríamos en un predicamento. Bueno, roguemos por que nunca lo haga.” Respondí mientras huíamos de la escena del crimen.

Nos fuimos a esconder al salón de clases de alquimia de Zertan. Le puse candado a la puerta detrás de nosotras y esperé que el tiempo me alcanzara para terminar la poción que curaría a Illsy.

“¿Qué estás buscando?” Shanteya me preguntó mientras yo hurgaba entre los ingredientes.

“Lengua de Kelgar, Ojos de Urkin, y tres cuernos de Dayuk…” Busqué mientras miraba la receta de esa cosa.

“Esos son algunos ingredientes caros.” Dijo Shanteya mientras me ayudaba a buscar.

“No realmente… Todas estas criaturas pueden encontrarse en estas montañas.” Dije mientras cogía la jarra con el último par de ojos de Urkin…

“¿Cómo sabes la receta?” Ella me preguntó.

Levanté el rollo y se lo mostré.

“Illsy usó el hechizo de la parte superior para encantar su cuerpo. Este le da la habilidad de moverse libremente por los alrededores, pero el costo es una versión a larga escala de sus deseos internos.” Expliqué.

“¿A qué te refieres?” Ella me preguntó con el ceño fruncido.

“Básicamente te hace hacer cosas que tu no harías…” Parpadeé sorprendida. Algo se desvaneció del área de mi pecho. “Como usar un hechizo idiota para robar las bragas o el sostén de alguien…” Gruñí.

“¡Pero mira! ¿No dice aquí ‘deseos más internos’?” Ella preguntó apuntando a la descripción.

“Te lo repito, este es un hechizo de broma. No creas en la descripción. Un mago real miraría primero las palabras del hechizo en vez de leer lo que está escrito ahí.” Expliqué y luego puse el rollo en la mesa.

“¿Pero por qué añadieron también la cura?” Ella me preguntó.

“La cura, en general, siempre es real. Después de ser engañado por la descripción, pensarás dos veces antes de usar esa receta, ahora imagínate lo divertido que sería el momento en que la víctima se dé cuenta de eso, de que la cura estaba justo en sus narices.” Le expliqué a ella.

“*Suspiro*… Entonces mi Maestro la usó creyendo en la descripción y termino lanzando algo raro sobre él. ¿No significa esto que lo puede hacer de nuevo? ¿Qué tal si lanza el hechizo sobre nosotras?” Ella me preguntó un poco preocupada.

“Imposible. Este de aquí es un Rollo Mágico. El hechizo está escrito para que sólo se pueda usar con la magia infundida en el rollo. Illsy ya la usó, así que a menos que alguien le infunda Energía Mágica es inútil. Aun así, después de un par de usos más, el papel se destruirá” Le dije y después me giré para agregar el cuerno de Dayuk. Éste último necesitaba convertirse en un polvo fino, algo fácil con mi nivel de fuerza.

“¿Entonces, este es el mismo que él usó?” Ella me preguntó.

“Sí. Justo antes de que lo encontrara, el idiota estaba corriendo por el pasillo gritando que lo había logrado. Él estaba agitando el rollo por los alrededores con su hechizo [Telekinezy]. Cuando él me descubrió, tiró el rollo e inmediatamente uso Colly Tos en mí. Mientras el empezaba a estirar mis bragas, conseguí tomar el rollo y escapé de él…” Le dije, aunque, no estaba tan feliz con la última parte.

“¿Tú huiste?” Ella me preguntó levantando una ceja.

“Llámalo una corazonada, intuición femenina, instinto de supervivencia, como sea… Yo sólo sabía que tenía que huir de él…” Dije mientras añadía el polvo a la poción.

Revolviendo un poco más y un par de ingredientes más tarde, finalmente estaba terminado. La cura estaba lista.

“¿Qué haremos ahora?” Ella preguntó.

“Hm… Te ordeno como tu maestra que uses esta poción en Illsyore cuando te diga. ¿Lo tienes?”

“Sí, señora.” Ella asintió.

“Lo siento, Shanteya, pero esta es la única manera de asegurarme de que no te pongas mi contra.” Le dije.

“Entiendo. Yo también deseo ayudar a mi Maestro, así que está bien.” Ella respondió con una pequeña sonrisa, pero yo me daba cuenta. Cada vez que yo le daba una orden, no estaba tan feliz ni tan dispuesta como cuando Illsy lo hacía.

Como medida de seguridad, también tomé una pequeña Poción de Olvido conmigo. Esto era algo que Zertan había inventado en su tiempo libre. Cuando se rociaba en un ser pensante, este borraría las memorias de las últimas 24 horas. Lo malo es que no podías usarlo muy seguido. El efecto simplemente se reducía a la mitad con cada uso, y era algo caro de hacer, pero estaba segura de que a Zertan no le importaría.

“¡Bien! Iré por delante, ¡Quédate aquí y sígueme después de que pase un minuto! ¿Lo tienes?” Le dije.

“Si, señora.” Ella respondió.

Con el plan en marcha, abrí la puerta y estaba a punto de salir cuando un pequeño diablillo saltó sobre mí.

“¡Kya!” Grité mientras caía sobre mi espalda.

“¡Ahn~! ¡Detente!” Dije cuando el pequeño comenzó a tocar mi pecho. “¡DIJE QUE TE DETUVIERAS!” Gruñí y lo golpeé tan fuerte como pude.

Murió al instante, pero tres de las mesas de alquimia de Zertan fueron destruidas completamente como resultado de su cuerpo golpeando en ellas. Tres diablillos más entraron.

“¡Shanteya! ¡Encárgate de ellos!” Le grité.

“¡Sí!” Ella me respondió mientras empezaba a pelear con ellos.

No importa qué, ella aún era una ex-asesina, significando que era bastante mortal cuando ella ponía sus skills en acción.

Después de que volviera a ponerme en pie, salí corriendo y miré a otros tres feos diablillos mirándome. No estaba de humor para jugar con ellos, así que los golpeé sin piedad. Después de eso, más y más diablillos me atacaban. Era fácil darme cuenta de que Illsy estaba detrás de todo esto, especialmente desde que trataban de desnudarme en lugar de matarme.

“¡Como si te lo fuera a permitir!” Grité mientras golpeé a uno contra el piso.

El pequeño bastardo estaba tirando de mi bata un poco fuerte.

Cuando finalmente llegué a la librería, encontré a Illsy invocando diablillo tras diablillo, creando un verdadero ejercito con ellos. Ellos se encontraban en filas y formaban escuadrones de 5 cada uno. No podía ver armas en ellos, por lo que deberían ser fáciles de derrotar.

¡Mis esbirros! ¡Yo les ordeno! ¡Tráiganme las ropas de Nanya! ¡Traigan su sostén! ¡Traigan sus bragas! ¡Y con ellos, podremos conquistar el mundo! Muhaha…” ¡BONK!

“¡¿A qué te refieres con conquistar el mundo con mis bragas! ¡Tú, estúpida bola de cristal!” Grité después de haberle tirado con un libro que estaba en un escritorio cercano.

“¡Ah! ¡Nuestra reina! ¡Esbirros! ¡Ataquen!” El gritó, y los diablillos empezaron a correr hacia mí.

“Oh, ¿Enserio?” Dije forzando una sonrisa y golpeando mi puño de una manera amenazante.

“¡ABUGA!” Gritó el primer diablillo.

Lo golpeé con mi puño derecho en la cabeza y lo machaqué en el piso. Al siguiente, lo tomé de su cola roja y lo tiré contra otro. Ellos salieron volando hacia la pared. Sentí como si desperdiciara mis fuerzas, pero de alguna manera, pulverizar a todos y cada uno de ellos me hacía sonreír.

“¡Ken! ¡Estúpidos diablillos!” Escupí al terminar con el último de ellos.

El único que quedaba era el gran cristal idiota, pero entonces, eso pasó…

“¡Colly Tos! ¡Colly Tos! ¡Colly Tos!” El gritó.

“¡KYA!” Grité mientras me quedaba desnuda.

El último al parecer invocó un par de blancas bragas con volantes, un poco más grandes que las mías.

¡Ah! ¡Esas son de Shanteya! ¡Espera, ahora no es momento para esto!Pensé y cubrí mi cuerpo con mis manos.

“¡Tú, estúpido idiota!” Grité.

Estaba realmente avergonzada. Para tener a una señorita como yo en nada más que el traje con el que vino al mundo, ¡esto era degradante! ¡¿Cómo se atrevió esa bola de cristal a hacerme eso a mí?!

“¡Hehe!” El reía como un idiota y luego me empujó con mi espalda tocando el piso frío.

“¡Kya! Qué estas…” Pregunté mientras lo veía flotando sobre mí.

“¡Oh, Nanya! ¡Luces absolutamente divina!” Me hizo un cumplido.

Mi corazón dejó escapar un latido.

“Tonto… déjame ir.” Me retorcía y apartaba la mirada de él.

¿Qué está pasando?

“¿Y perder esta perfecta oportunidad? ¡Nunca!” Él declaró mientras sentía la presión de su hechizo moviéndose sobre mi cuerpo como la mano de un pervertido.

“¡Apártate!” Usé un poco más de mi fuerza y me liberé de su [Telekinezy]

“¿Pero que hice? Mi amada” Él me preguntó.

“¡¿Quién es tu amada?! ¡Detente! ¡Ahn~! ¡No me toques ahí!” Dejé salir un gemido accidentalmente, él estaba tocando mi cola.

“¿Un punto débil?” Él preguntó, y estaba segura que él sonreía en su interior.

Mi cola era bastante sensible, especialmente en la punta, por eso es que siempre la mantenía oculta, pero no tenía manera de esconderla en ese momento, y él… él…

“¡Ahn~! Detente~ Por favor…” Dejé escapar suaves gemido mientras intentaba recuperarme a mí misma.

“¡Qué linda! ¡Por eso te amo, mi querida Nanya!” Él me dijo.

¿Él qué? Pensé mientras me sonrojaba por completo.

“¡Idiota! No…. no agites la punta… por favor…” Le rogué, pero él no quiso aceptar, ¿y qué con esa confesión?

¿Él me ama? No… No… Sólo es la poción hablando. ¿Ara? Espera un segundo… ¿Por qué una ‘Como un Dios como yo… Ahn… ¿Por qué una… aaah~ Trataba de pensar.

“¡YA BASTA!” Grité y le di un fuerte golpe.

La armadura mágica se rompió, y él se fue rodando por el piso hasta el otro lado del cuarto.

“Veo… pollos unicornios bailando…” Él dijo antes de desmayarse.

“¡Huff! ¡Huff!” Él me hizo perder la compostura, estaba roja como un tomate, me sentía avergonzada, y respiraba con dificultad.

¡Mou! ¡Ese idiota! Pensé mientras caminaba hacia mis ropas.

“¡Shanteya! ¿Estás aquí?” Le llamé después de que me puse mi bata.

“¡Sí!” Ella respondió mientras corría dentro del cuarto jadeando y resoplando. Había sangre de diablillo en sus manos y ropa.

“¿Tienes la poción?” Pregunté.

“¡Sí!” Ella respondió y me la mostró.

“Ve y viértela sobre él.” Dije y miré a su cuerpo de cristal.

Aunque aún estaba avergonzada, sus palabras seguían flotando en mi mente. Sabía que no eran verdad, ¿pero por qué él diría algo así? ¿Era algún truco?

Sacudí mi cabeza y tomé la poción que saqué de la clase de Zertan.

“Él debería volver a la normalidad para mañana, y estaremos a salvo de este… este lado de él.” Le dije a Shanteya después de que ella rociara la poción sobre él.

Pude ver como esta era absorbida por su gran cuerpo de cristal.

“¿Qué es eso?” Ella me preguntó cuándo me miro rociando una segunda poción en él.

“Es una pequeña cosa para estar seguras de que él no recordará nada de lo que pasó. Este será nuestro pequeño secreto, ¿cierto Shanteya?” Le mostré una sonrisa que decía ‘¡no te atrevas a decirle a ni un alma viviente acerca de esto!’.

“Sí.” Ella asintió.

Tirando los frascos lejos, tomé asiento en frente del gran patán que había actuado como un imbécil esa noche.

“Que gracioso… Que un dungeon dijera esas palabras…” Murmuré para mí misma.

“Señora Nanya… ¿Usted… ¿Usted por casualidad?” Ella intentaba preguntarme algo, pero viendo su expresión avergonzada, vagamente supuse lo que pasaba.

“Tus bragas deberían estar por ahí.” Apunté hacia atrás donde la tela con volantes permanecía intacta sobre el piso.

Después de que ella se fuera, miré hacia atrás, a Illsy, que estaba más bien dormido en ese momento, y deje escapar un gran suspiro.

“Amor, ¿huh? Que cosa más estúpida para decir. Debe haber sido el hechizo.” Sacudí mi cabeza. “Lo dungeons no pueden amar…” Dejé salir otro suspiro. “Heh, ¿Qué hay de bueno en amarme de todos modos? Tienes a Shanteya si realmente quieres a alguien… ¿Por qué yo, Illsy? Honestamente… No creo que pueda amarte aun si lo intento, no después de lo que pasó con…”

“Mi Señora Nanya, ¿deberíamos llevar a mi Maestro a su cuarto?” Preguntó Shanteya.

Me levanté y le mostré una sonrisa. “¡Sip!”

Keh… Que pensamientos tan estúpidos… No me dejaré terminar otra vez de la misma manera. Pensé mientras levantaba el cuerpo de cristal de Illsy y seguía a la el’doraw.

Después de esa noche, él regresó a la normalidad y no recordaba ni una sola cosa de lo que le pasó el día anterior, pero nunca volvió a intentar echar un vistazo a la biblioteca. La evitaba por instinto.

Leer Sin Conexión:

© 2017 - LightASPNovel V. 3.0EspañolEnglish