Side Story 1

Leer Sin Conexión:

I was reincarnated as a Magic Academy!

Historia Paralela 1: Un abrazo como ningún otro

[Punto de vista de Shanteya]

Un grupo de monstruos de rango Maestro y una escolta de caballeros redujeron nuestros números de 40 a 25. Soy la que sufrió más heridas de entre todos nosotros, pero aún puedo correr, aún puedo pelear, aún puedo matar si se me ordena.

Después de que entráramos al territorio de la academia, me era difícil mantenerme en pie. Estaba entre los últimos, así que cuando nos vimos bajo ataque, fui la última en cubrirme. A diferencia de los demás, que se escondieron detrás de árboles, yo me escondí tras una roca. Escuché sus gritos haciendo eco por el bosque y entonces nuestro líder nos ordenó que nos mantuviéramos alerta. La estrategia era simple: escondernos en la obscuridad, esperar a que el enemigo se mostrara y después atacarlo, pero nunca tuvimos oportunidad de hacerlo, el último ataque nos golpeó con todo su poder.

Después de una luz brillante y una poderosa explosión, cerré mis ojos y cubrí mis orejas, pero después sentí que un calor doloroso lamia mi espalda. Y podía sentir la esencia de carne quemándose. Era algo que yo conocía muy bien, pero no me daba cuenta de que yo era la que la liberaba. Empujándome hacia arriba, intenté mantenerme de pie y huir de ahí, pero si lo hiciera, estaría desobedeciendo las ordenes…

Él me dijo que me mantuviera alerta, pero ¿cómo se suponía que lo hiciera? Era muy caliente, doloroso, y atemorizante.

Tengo que huir… Tengo que… Me dije a mi misma mientras me levantaba e intentaba huir.

Como un fiero rayo derribando un árbol, dolor surgió a través de mi cuerpo desde la cabeza hasta los pies. Mis músculos se tensaron, y me quedé ahí con la boca y los ojos abiertos, pero no tenía voz, solo salía aire.

Duele… duele… Gritaba dentro de mí.

Tenía una maldición de obediencia. Mi deseo de huir, mis acciones mismas la habían activado, pero no me importaba. Con solo un paso más, si tan solo pudiera huir y salvar mi vida, entonces podría regresar con el maestro del gremio y rogarle que detuviera la cuenta regresiva antes de que me matara.

Necesito alejarme… Pensé, pero la falta de aire me estaba venciendo, el terrible calor me estaba hirviendo en vida, y el dolor de mis huesos rotos era terrible.

¿Tenía alguna oportunidad alejarme? Podía yo, la Muñeca Rota del gremio Phantom’s Rage, ¿ser salvada? Pero, ¿por quién?

N-no puedo… Pensé por última vez antes de sentir como mi fuerza me abandonaba y caía sobre mis rodillas.

Mi visión estaba borrosa, el dolor anulaba mis sentidos, y ahí, en medio de ese feroz infierno, me desmallé…

No sé cuánto tiempo pasó mientras estaba tirada ahí, paralítica, quemada, herida, y sufriendo por más cosas de las que podía contar, pero así era mi vida. Era la Muñeca Rota. Algo extraño pasó, el calor se disipó poco a poco y mis pulmones dejaron de doler. Después vino el frío, y la voz de un extraño me forzó a despertar.

Sorprendida, mi cuerpo se tensó, y brinqué hacia atrás debido a la voz del extraño, pero estaba demasiado debilitada. Cayendo hacia atrás, moví mi mano para detener mi caída, pero toqué la roca detrás de mí, esta estaba hirviendo… Eso dolió, y abrí mi boca para gritar, pero esto no era más que un pobre reflejo que quedo después de que perdiera mi voz.

Me alejé de la piedra y miré a mi alrededor con sorpresa.

Definitivamente escuché una voz justo ahora. ¿Un enemigo? Me pregunté a mí misma mientras alcanzaba mi daga.

Mirando al rededor, enfoqué mis sentidos, pero no pude sentir a nadie más que estuviera vivo en este infierno ardiente. Las orejas de un el’doraw son capaces de tomar cualquier tipo de sonido desde los más altos a los más bajos. Podemos escuchar mucho mejor que un humano normal, permitiéndonos ser los mejores cazadores en el bosque, aun así, dentro de este fiero infierno, solo podía escuchar la gentil tonada de las brasas que se perdían en una danza de flamas. No había ni un solo latido. No había esencia que mi nariz atrapara o alguna sombra que mis ojos vieran. Estaba sola ahí.

Después lo escuché hablarme de nuevo, me estremecí. Era un hombre, pero estaba muy cerca de mí.

¿Un mago? No… Si ni-siquiera yo puedo sentirlo, entonces, ¿quizá sea un Gran Mago? ¿Quizá un aventurero de rango Maestro o Emperador? ¿Es esto posible? Me dije a mi misma mientras miraba hacia donde venía la voz, pero aparte del sonido, no había nadie ahí.

Y por sus palabras, la amenaza era clara. Asentí lentamente, quizá un poco tímida.

“¿No puedes hablar?” Me preguntó.

La voz hizo que un escalofrió bajara por mi espina. Yo era una asesina, eso estaba claro. Además, todos mis compañeros estaban muertos. Siendo la última, lo opción lógica era mantenerme para sacarme información, pero sin voz, no había manera de que le dijera ni un simple secreto. No quería que se repitiera lo de Halevale Fortress… El ser tocada por tantos hombres y ser obligada a hacer cosas horribles. Si no fuera porque ellos subestimaron mi fuerza mental y el que no tuviera la habilidad de procrear niños, no hubiera sido capaz de liberarme. Además, aún conservo un par de cicatrices de ese momento, de cuando intentaron torturarme dolorosamente.

“Tomaré tu silencio como un no.” Me dijo con una voz calmada.

Miré hacia arriba, y mis ojos me traicionaron mostrando mis más profundos miedos. ¿Cómo podía evitar que me matara o me enviara como un juguete para sus hombres? Herida, maldecida, quemada, y probablemente sangrando, no tenía escapatoria. Las llamas me consumirían si él las dejaba.

¿Una muerte lenta pasando por violación y tortura… o ser quemada viva por las llamas en este bosque? Me pregunté mientras miraba a la tierra bajando mi daga.

¿Qué es lo que intentaba hacer con esa pequeña cuchilla? No podía luchar contra la persona que fácilmente destruyó enteramente la fuerza de asesinos enviados a matar a la cuarta princesa del Reino Teslov. Estaba sola… Mi destino estaba en sus manos, pero era uno que yo podía predecir.

El hombre me habló de nuevo, pero esta vez, era una oferta. Cuando lo escuché, no podía creer lo que oía. Él estaba perdonándome la vida, ¿pero a que costo?

¿Una esclava? Pero al menos seré libre… No, ¿me será permitido ser libre? ¿Puede el ser una esclava ser llamado libertad? Soy una asesina, la Muñeca Rota de Phantom’s Rage. No lo puedo dejar engañarme… Si el mató a mis camaradas, de seguro sabe el por qué estábamos aquí ahora. Al ser capaz de interceptarnos de esa manera, ¡no hay otra explicación! Pero entonces… ¿esto significa que fui perdonada? ¿Por qué? ¿Y me está pidiendo que sea su esclava? ¿Qué significa esto? Ah, mi maldición… si no acepto ser su esclava, él me matará como lo hizo con los demás. Para tener una oportunidad de escapar… sí. ¡Sí! Debo aceptar convertirme en su esclava, entonces, cuando la oportunidad se presente, huiré de sus garras y volveré a Phantom’s Rage. Si tengo suerte, llegaré ahí antes de que el tiempo se me acabe. Esto si mi cuerpo no sucumbe a los efectos de la maldición. Estoy muy malherida, me pregunto si… ¿Debo hacerlo?Pensé mucho acerca de eso, pero tenía que decidirme.

Escogí ser su esclava. Apretando la empuñadura de la daga y mirando hacia arriba en dirección a la voz, asentí. Estaba determinada a llevar acabo mi plan para sobrevivir. Era simple. Una vez que me convirtiera en su esclava, tomaría la primera oportunidad y huiría. Un día, no… incluso dos días estarían bien para encontrar dicho momento.

Algo raro pasó después. Me agradeció con una voz calmada.

¿Por qué? Me pregunté confundida.

Cuando lanzó el hechizo. Escuche un mensaje en mi cabeza preguntándome si quería convertirme en la esclava de Illsyore. ¿Era ese su nombre? Contesté ‘¡Sí!’, después el hechizo se aplicó en mi cuerpo. Sentí un escalofrío pasar a través de mi espina y después un terrible ardor en mi cuello. Cerrando mis ojos, luché contra el dolor, pero este no duró mucho.

Nunca había escuchado de un hechizo así. Pensé.

Usualmente, al esclavo se le daba un collar mágico por su propietario, no se le preguntaba si él deseaba convertirse en uno.

Cuando abrí mis ojos, ya no estaba en el bosque… estaba sola en un lugar obscuro. ¿Mi cuerpo estaba brillando y flotando? También estaba desnuda, pero estaba ahí, viva, y no sentía dolor. Aun así, no quería ver mi propio cuerpo… sentía repulsión por él… muchas cicatrices y moretones cubrían mi piel. Los moretones no eran de la batalla reciente, sino de cuando los hombres se divirtieron conmigo la noche anterior. Yo era una asesina, era una mujer, una fémina. Mi deber, al igual que el de mis otras hermanas en el grupo, era complacer a los hombres cuando estuviéramos en una misión, juguetes para sus deseos carnales.

¡No! Esto está mal… ¡No quiero recordar aquellos tiempos malditos! ¡Ese momento en que aquel hombre me tocó! ¡El momento en que mi pesadilla comenzó! Pensé y grité en mi cabeza, tratando de deshacerme de esos horribles recuerdos que me atormentaban.

No quería recordar el momento en que una inocente niñita de solo 10 años fue raptada de su casa y forzada a hacer un juramento a un dios obscuro. No quería que mi cuerpo recordara como un extraño me robó mi inocencia y jugó conmigo como si no fuera más que una muñeca… No quería recordar la razón por la que gané el nombre de Muñeca Rota… Desafortunadamente, la pesadilla se repetía cada vez que un hombre me abrazaba, sin ninguna excepción. Noche tras noche, mi cuerpo era usado, y nunca me resistí… No podía, me congelaba…

El tiempo pasó lentamente en la obscuridad. Cuando me calmé, empecé a preguntarme si ya había muerto y estaba esperando el juicio de los dioses.

¿Esa voz me mintió? Me pregunté a mí misma, pero en realidad no me importaba en esos momentos, así que cerré mis ojos y lentamente caí en un profundo sueño. Estaba cansada…

Cuando desperté, miré a un hombre frente a mí. Me congelé.

¿Quién es él? ¿Un humano? Pero no lo conozco… no es parte de los asesinos… y… seguí la dirección de su mirada. Estaba viendo mi cuerpo desnudo. Lo olvidé… Estoy desnuda… ¿Lo hizo? Él va a… Pensé, y una vez que me di cuenta de ello, lo abofeteé tan fuerte como pude.

El extraño voló hacia atrás un par de metros, pero después mire mi meñique. Estaba doblado de una manera extraña. Con un simple movimiento, lo puse de nuevo en su lugar y escondí mi mano de él.

¿Es un hueso roto? Pero no puedo sentir dolor… pensé y le mostré al hombre una sonrisa.

En realidad, no me importaba que me viera desnuda. Mi único deseo era que él no me tocara, pero si él era mi maestro, no tenía otra opción más que obedecer. Mirando bajo su cintura, lo que usualmente era una serpiente, no era más que un débil gusano. Dejé salir una risa burlona sin querer.

El hombre empezó a hablar de nuevo, pero sus palabras eran extrañas, aun así, su voz me era familiar. El hablo como si no fuera humano. Le miré, pero entonces me dijo algo raro.

¿El rey? ¿Él es alguien de la realeza, o quizá un demonio? ¿Dónde estamos exactamente? Me pregunté, pero no quise ver a los alrededores en caso de que él quisiera atacarme de nuevo. ¿Se está burlando de mí? No siento como si este sea el caso, pero no siento dolor, así que, ¿dónde estoy? Me preguntaba, y mientras pensaba en eso, abrí mi boca para ver si podía decir algo. Sólo salió aire, ni un sonido. Mi voz se había ido incluso en ese mágico lugar.

Por alguna razón, su siguiente comentario me llenó de ira. Aunque estaba acostumbrada a que los hombres abusaran de mi a diario y me usaran para satisfacer sus necesidades, este hombre era el único al cual no quería ofrecerle ese placer. Apretando mi puño, traté de golpearlo, pero él se retiraba cada vez.

No le puedo golpear… No, si este es su reinado, si estos son sus dominios, entonces es lógico… pensé.

Jalé mis piernas hacia mi pecho y cubrí mi parte baja con mis palmas. No había nada alrededor que pudiera vestir, así que eso era todo lo que podía hacer.

¿Disfrutará él jugar con su mujer de esta manera? Me pregunté.

Él se alejó de mí y entonces algo saltó enfrente de él. Parpadeé sorprendida, y miré lo que parecía ser un cuadro flotante echo de vidrio. Los caracteres, sin embargo, eran extraños, diferentes, no podía conocer ni uno solo de ellos incluso aunque yo sabía leer y escribir en cuatro idiomas diferentes.

Cuando terminó, dijo algo absurdo sobre curarme. Parpadeé sorprendida, pero no pude creer sus palabras. No había nadie en el mundo entero que deseara tratar a alguien como yo.

De repente, el empezó a actuar extraño y se acercaba a mí. Estaba algo cansado y parecía adormilado. Traté de hacerme para atrás y esquivarlo, pero el cayó hacia mí. El extraño hundió su cara en mi pecho y cerró sus ojos sin preocuparse.

¿Qué-qué-qué está pasando? ¿Qué le pasa? ¿Finalmente quiere hacerlo? Él… él está dormido, ¿Oh no? Pensé mientras lo miraba confundida.

Me surgió un pensamiento extraño, su abrazo no era como el de los hombres en mi grupo. Él nunca me sostuvo fuertemente, así que no pensé en escaparme o resistirme. Nunca me restringió. Simplemente me abrazó gentilmente, como uno lo haría con una preciosa flor, pero yo no era una flor, mi cuerpo era feo, estaba lleno de cicatrices y muchos habían paso por él. ¿Quién abrazaría por voluntad propia a alguien como yo? Aun así, ahí estaba él, durmiendo pacíficamente con su cabeza en mi pecho y sus manos envolviéndome como lo haría un amante.

Podría matarte justo ahora si quisiera, ¿sabes? Pensé mientras picaba sus mejillas.

Él hizo una mueca y después mordió mi dedo. Me estremecí pensando en el dolor que vendría, pero entonces sentí una extraña sensación, era su lengua. Estaba lamiendo mi dedo.

Uhn~ detente… Saqué mi dedo, y en respuesta, el talló su cara en mi pecho.

¿Qué está mal con él? Este hombre… él… Suspiré y me di por vencida.

Viéndolo dormir calmadamente, me pregunté qué tipo de tonto era. ¿Por qué diría algo tan estúpido como curarme? ¿Por qué me salvó y no me mató?

Soy una asesina, ¿sabías? Tú no te acurrucarías con un asesino de esta manera… pensé mientras gentilmente le acariciaba el cabello.

Me pregunto en que momento empecé a hacerlo. Este hombre, este extraño, se miraba tan pacífico abrazándome, tan gentil, tan calmado, pero al mismo tiempo, abierto a cualquier tipo de ataque. ¿Estaba mostrándome su lado débil, o él era simplemente débil?

Todo hombre que me abrazó hasta ese momento, buscaba solamente satisfacer sus deseos carnales. Cuando terminaban, me hacían a un lado como una bolsa desechable. Y era así como esperaba que este hombre me tratara, aun así… en vez de eso, terminé abrazada, sostenida entre sus brazos mientras él dormía pacíficamente.

¿Te sientes seguro conmigo? ¿Por qué eres así? Quería preguntar, pero, aunque mis labios se abrían, no había voz.

Con una suave sonrisa en mis labios, puse mis brazos a su alrededor y cerré mis ojos.

Incluso si no sé lo que él planea hacer conmigo después… este sentimiento, esta emoción… este placer. Me gustan. Me pregunto si… ¿Es así como se siente estar con un hombre que te trata gentilmente? ¿Un amante, y no un bruto que solo quiere destruir? Es una pena que una vez que despierte, él se convertirá en una bestia… Me destruirá… y luego me hará a un lado como todos los demás, pero quizá… solo quizá… ¿puede que vivir en esta ilusión sea todo lo que necesite? Con éste último pensamiento, caí dormida con él en mis brazos.

En ese momento, no tenía ni idea de lo mucho que llegaría a amar a ese extraño que dormía gentilmente en mis brazos, ni sabía que era mi maestro, Illsyore. Después de todo, este era un nombre de chica…

Leer Sin Conexión:

© 2017 - LightASPNovel V. 3.0EspañolEnglish