Capitulo 30

Leer Sin Conexión:

I was reincarnated as a Magic Academy!

Capítulo 30: El Llanto de Mis Hechizos

Parte 1

Con una velocidad más rápida de la que un humano puede ver, ella se lanzó hacia Dankyun, quien se dio cuenta del peligro inminente y levantó su mano para bloquear el primer golpe. Él ni siquiera se acobardó al recibir el golpe. La onda de choque era muy poderosa, esta destruyó la ventana detrás de él en un billón de pedazos y el impulso lo mandó volando a través de esta. El marco fue destrozado, y la pared se agrietó debido a su gran tamaño. 

Incluso después de un golpe tan poderoso, él aun no recibía ningún daño y aterrizó calmadamente sobre sus pies. Nanya caminó hacia el hoyo en la pared y saltó después de él. Mientras tanto, yo me quedé sosteniendo la cabeza de la pobre chica que había muerto por su causa.

Mirando hacia abajo, a su expresión contorsionada de miedo y dolor, bajé un poco y cerré mis ojos por un momento.

Ella no merecía esto… Pensé y luego volé hacia su cuerpo despedazado.

Después de que puse la cabeza abajo, salí a donde una gran batalla se llevaba a cabo entre el ‘Supremo’ draconiano y una aparentemente joven profesora ‘Como un Dios’. Los fuertes ruidos del choque de sus golpes hacían eco en las paredes del dormitorio y los edificios cercanos de la academia, alertando a los soldados y profesores de la batalla que se llevaba a cabo.

Volé hacia ellos y miré a Nanya tratando de acercarse lo suficiente para lograr darle un golpe con sus guantes de acero en sus puntos vitales, pero la espada de Dankyun era demasiado rápida y bloqueó todos y cada uno de ellos. Detrás de él, podía ver los efectos de su fuerza. Las ondas de choque mecían el césped y asustaban a los pequeños animales o insectos que se escondían en el área. Los estudiantes en el dormitorio realmente intentaban salir de allí, y dirigirse al edificio de la academia donde los otros profesores los esperaban.

Ser un observador en esta batalla no era de mi agrado, y me preparé para también enfrentar a Dankyun. No planeaba en robar el asesinato de Nanya, pero quería ayudarla tanto como pudiera.

“¡Shellur Sou Yar!” Canté y lancé cuatro [Lanza de Hielo Explosiva Dentada X4].

Dieciséis Lanzas de Hielo dentadas se formaron a mi alrededor y volaron hacia Dankyun. Él saltó hacia atrás y cortó las cinco más cercanas a él. Dos fallaron, golpeando el suelo a sus pies. Otras dos se las arreglaron para dar un golpe directo, pero estas no le hicieron si quiera un rasguño. Y por el resto de las lanzas, estas se mantuvieron cazándolo hasta que él las consumió dentro de un tornado, pero al igual que antes, no escuché que cantara algún hechizo. Encontré increíblemente extraño que él pudiera hacer dicha cosa, pero sabía que técnicamente no era imposible. Mientras alguien pensara en una manera de controlar apropiadamente el flujo de la magia en su mente y se enfocara en las palabras del canto, no había problema en usar cualquier tipo de hechizo. Desafortunadamente, yo estaba lejos de alcanzar y usar tales hechizos.

Tan pronto como él terminó de lanzar el tornado de viento, miré a Nanya saltando hacia mí. Ella usó el comando de voz para [Bola de Fuego] y otro hechizo que sólo puedo describir como un golpe de rayo direccional. Dankyun cortó su primer hechizo a la mitad, invalidándolo, pero él no se dio cuenta del segundo y recibió todo el golpe. Su armadura, sin embargo, permaneció sin daños. Ahí fue cuando Nanya cargó hacia él de nuevo, intentando golpearlo con sus puños.

Mientras ella lo mantenía ocupado, no dudé en cargar 500 Puntos de Energía Mágica en una [Bola de Fuego]. Los estudiantes estaban muy lejos de la posible área de impacto, pero el daño ciertamente sería considerable. Sólo esperaba que Nanya esquivara a tiempo.

“¡Ashur Nav Es!” Grité, y mi hechizo fue lanzado a Dankyun.

“¡Hmph! ¡Patético!” Dijo el draconiano, quien pateó a Nanya en el pecho, mandándola a golpearse contra una pared del dormitorio.

Antes de que mi hechizo golpeara, él se giró y lo partió por la mitad, causando una inestabilidad de Energía Mágica. Aunque el hechizo no detonó, la masa de fuego se derramó sobre el suelo alrededor de él al igual que cuando explotas una bomba llena de agua. Las llamas chamuscaron el suelo, dejando nada más que cenizas detrás.

Yo miré estupefacto con cuanta facilidad Dankyun destruía el ataque que tomo la vida de 24 asesinos. Una vez más, me di cuenta de la diferencia de habilidad y poder entre los rangos. No podía comparar a Dankyun, un supremo, con aquellos asesinos, de los cuales el más fuerte era un Rango Maestro.

Nanya tosió y se levantó del suelo. La pared detrás de ella cayó, dejando detrás un hoyo.

Mirándolo, ella levantó su mano y gritó “¡Erater Elf Es!”

En ese momento, quince Lanzas de Hielo Dentadas se formaron a su alrededor y luego volaron hacia el presumido draconiano. Él saltó fuera del camino, dejando que dos golpearan el suelo, mientras usaba su espada para desviar y destruir las otras. Sólo una se las arregló para perforar a través de su defensa, pero fue desviada con facilidad por su armadura. No tenía ni idea de lo que estaba hecha, pero hizo lo mismo con mis Lanzas de Hielo Dentadas Explosivas. Estas fueron desviadas, y no detonaron al impacto. Por un momento, pensé que había golpeado a una copia.

“Al parecer esto no es lo que yo llamaría una pelea justa. Hay un compañero invisible que te ayuda, ¿o no?” Preguntó Dankyun con una sonrisa confiada en su cara.

“¿Por qué? ¡¿Por qué la mataste, Dankyun?!” Gritó Nanya al hombre.

“¿Hm? ¿Oh? ¿A esa pequeña tonta? Es simple. Encontré que ella era una traidora hacia mí y hacia la raza draconiana. No tenemos necesidad de las de su tipo.” Él se encogió de hombros calmadamente.

“¿Qué? ¿Una traidora? ¿Cómo podría Zoraya ser una traidora? Estás mintiendo, ¡tú, montón de mierda de burro! ¡Ella era una chica simple que quería convertirse en una sanadora y regresar a su villa! ¡No tenía intenciones de unirse al ejercito! ¡Grrr!” Gritó Nanya, dejando salir un gruñido al final. Este sonaba algo salvaje, pero sólo probaba cuan enojada estaba la aparentemente joven profesora.

“Oh, ¡que habla tan soez! Quién lo diría, no puedo esperar más de los de tu clase. ¡Y con respecto a esa draconiana, puedo garantizar que efectivamente ella de hecho era una traidora hacia su reino y especie! Yo le pregunté, después de todo, si ella sabía dónde podría estar Ayuseya, y ella se atrevió a responder que incluso si ella supiera, nunca me lo diría. ¡Me sentí insultado! Además, es por los intereses del Reino Teslov el que yo la encuentre tan rápido como pueda. ¡Dios no quiera y algo le pase a ella en este reino debido a que esa traidora retuvo valiosa información de mí! Y eso es el por qué la declaré una traidora. Por lo menos, le ofrecí el toque de un hombre antes de matarla. No te preocupes, dejaré que su familia se entere de su… traición. Ellos seguramente caerán de su estatus como nobles debido a esto, pero creo que es un buen castigo para las de su tipo, ¿no lo piensas así?” Él preguntó mientras bajaba la punta de su espada.

“¡Estás loco!” Dije antes de que Nanya pudiera abrir su boca, mientras la niebla negra de mi instinto asesino nacía desde el suelo sobre todo mi territorio y enfocaba su obscuridad alrededor de Dankyun.

Sin importar lo que él dijo, yo y Nanya sabíamos la verdad, y esa chica no hizo nada para merecer ese cruel destino. Dankyun hizo eso sólo para satisfacer su retorcida sed de sangre, una que podría caer sobre mis amigos y aquellos de los que me preocupo en este mudo si no lo detenemos.

“¿Yo? ¿Un loco? ¡Eso es un poco absurdo! ¡Yo sólo estoy preocupado por el bien de mi especie! ¡Los draconianos son mucho más avanzados y poderosos que los humanos, elfos, o la patética gente bestia en el tercer continente! Aun así, nos rebajamos constantemente al trabajar con ellos o incluso ayudándolos… ¡Ugh! Eso es el por qué, yo solamente les ofrecí a todos esos estudiantes draconianos que han seguido un mal camino, la posibilidad de estar bajo mi mando y aprender de lo mejor de lo mejor la manera correcta en la que deben de comportarse. En vez de ver la generosa oferta que les estuve extendiendo, ellos se atrevieron a rechazarla, y en el caso de esta chica, ¡incluso desobedeció mi orden como un Supremo y futuro miembro de la familia real! ¡Esa es la mismísima definición de traición!” Él declaró mientras miraba hacia Nanya, debido a que no era capaz de verme.

“Dankyun, ¡tú eres la mera definición de despiadado y loco!” Respondió Nanya.

No pude discutir eso.

“¡Que mal! ¡Nunca pedí tu opinión de todos modos!” Él sonrió y cargó sobre ella.

Nanya saltó hacia atrás, pero ella fue demasiado lenta. Su mano se movió más rápido de lo que el ojo puede detectar, y la cortó con su espada. Esta pasó a través de su armadura mágica y golpeó con la física. Chispas volaron en todas las direcciones y Nanya voló hacia el dormitorio.

Ni siquiera tuve tiempo para reaccionar. En un momento la miré saltar hacia atrás, y al siguiente miré a Dankyun justo frente a ella. Las ventanas en toda el ala izquierda fueron destrozadas en pequeñas piezas, y todo el edificio se sacudió. El lado del dormitorio entre el primero y segundo piso fue gravemente dañado por el impacto de su cuerpo contra el piso entre los dos. Afortunadamente, la estructura no estaba hecha de concreto, así que esta se partió y se deshizo con facilidad, absorbiendo algo del impacto. Desafortunadamente, esto puso toda el área de ese lado de la estructura en peligro de colapsar.

La mayoría del daño fue donde Nanya golpeó con el edificio, dejando el cuarto de arriba y el de abajo parcialmente visible. Dentro era un total desastre, con pedazos de pared que golpearon contra los muebles y el vidrio de las ventanas rotas se esparcían por todo el lugar. Y por Nanya, ella se detuvo cerca del último cuarto, cayendo al suelo con un ‘oomph’. Los restos de pared que apenas y se sostenían cayeron sobre ella, cubriéndola parcialmente con escombros. Por lo que puedo decir, ella aún estaba viva, pero después de tan poderoso golpe, sospechaba que por lo menos tenía una o dos costillas rotas.

“¡Nanya!” Grité instintivamente, pero en vez de correr hacia ella, apunté a Dankyun y creé un bombardeo con [Bola de Fuego Dirigida X18]. “¡Zir Navian Esy!”

Una tras otra, grandes bolas de fuego de al menos medio metro en diámetro fueron tras él. El draconiano miró el ataque inminente y de inmediato intentó esquivarlo y bloquear, pero yo controlaba cada una de ellas. Después de que las primeras dos fueran cortadas a la mitad por su espada, empecé a tomar ventaja de su efecto explosivo y las usé como un ataque AOE. Ordené a las bolas de fuego que explotaran justo cuando tocaran su Armadura Mágica o que estuvieran a unos centímetros de distancia de su espada.

La primera lo tomó por sorpresa, enviándolo hacia atrás un metro o dos. Las siguientes, él intentó cortarlas, pero el efecto fue el mismo, sin embargo, aún lejos de causarle algún tipo de daño. De hecho, no podía ver ni un solo rasguño en su armadura, pero la batalla estaba lejos de terminar. Mi pozo de Energía Mágica estaba lejos de estar vacío, y aun me faltaba usar mi Skill de Rango Emperador. Mi única preocupación era que él usara su Skill Suprema.

“¡Que ataques tan patéticos! ¡Pero tengo que decir que me sorprendieron un poco! Me imagino que eres tú quien ataca. ¿Dungeon Lord?” Él preguntó con una sonrisa mientras se mantenía esquivando o recibiendo las explosiones de mis bolas de fuego.

No contesté. Me enfoqué en la batalla, esperando que esto ofrecería a Nanya el tiempo necesario para que se recuperara.

“¡Nya Nya Niku!” Invoqué el comando de voz para crear una trampa.

Bajo los pies de Dankyun, se formó una trampa de espinas, pero desde que está no tenía ningún encantamiento que ignorara la Armadura Mágica, simplemente lo lanzó al aire cuando él la activó.

“¿Trampas de espinas? ¿Contra mí? ¿Enserio?” Él carcajeó.

“¡Eshun Naer Es! ¡Jend Ashur Elf Es! ¡Zir Navian Esy!” Grité los comandos de voz para [Guadaña de Viento], [Lanza de Hielo Dentada Explosiva], y [Bola De Fuego Dirigida X18].

La primera cortó el aire y golpeó contra él, mandando al draconiano a volar hacia la academia, la lanza dentada de hielo voló a través del aire y apuntaba hacia su espalda. Él se giró en medio del aire y la partió en dos, pero la detoné y pequeños picos de hielo golpearon contra su Armadura Mágica. Terminé bombardeándolo con bolas de fuego dirigidas con un patrón al azar. Él se defendió de unas pocas, pero las demás eran prácticamente imposible de esquivar.

“¡Serus kar!” Canté el comando de voz para [Telekinazy] y apunté a Dankyun.

Intenté rodearlo con este hechizo, pero no pude obtener un agarre firme debido a que su Armadura Mágica era muy densa. Poner más Energía Mágica en este hechizo tampoco funcionó. Él aún estaba intentando saber dónde me encontraba, ignorando por completo mis ataques hacia él, pero yo era invisible para todos, excepto para Nanya y Ayuseya.

Sin alternativas, intenté rodearlo por completo con mi hechizo. Esto funcionó, y reduje su velocidad de caída.

“¿Qué es esto?” Él preguntó sorprendido.

Al parecer él no conocía el hechizo. Girándome, pretendí ser un jugador de baseball y usé a Dankyun como una pelota. Lo lancé tan fuerte como pude hacia el bosque al otro lado de la academia. Su cuerpo se fue volando a través del aire a una velocidad increíble, rompiendo la barrera del sonido y creando un boom sónico. Las ondas de choque se esparcieron alrededor, y lo siguiente que miré fueron los efectos de su cuerpo chocando contra los árboles. Él pasó a través de algunos, rompiendo sus troncos en pequeños pedazos y rompiendo a la mitad algunos otros.

Mi intención inicial era volar hacia él para hacerle daño y darle el golpe final, pero entonces escuché a uno de sus soldados.

“¡Mátenlos a todos!” Él gritó.

Mirando hacia abajo, miré a los estudiantes y los profesores peleando contra el ejército de Dankyun. Los tres comandantes peleaban contra los profesores, mientras los soldados intentaban irrumpir en la escuela. Concentrándome en el suelo bajo los mal portados hombres draconianos, creé un hoyo y luego invoqué lava sobre ellos. Esto no era mucho, sólo lo suficiente para bloquear la entrada a la academia. No los iba a dejar matar a los estudiantes.

“¡AAARGH! ¡Esto quema!” Gritó uno de ellos.

“¡Retírense! ¡Es el Lord del Dungeon!” Gritó otro mientras saltaba fuera del hoyo.

Probablemente maté a algunos de ellos, pero el resto se retiró. Sólo para estar seguro, creé algunas otras trampas de flechas a un lado de las ventanas de la academia, haciendo que estas se activaran en el momento en que ellos se acercaran demasiado. Ponerles encantamientos sería algo muy difícil para mí en esos momentos, así que esperaba que los profesores y los estudiantes fueran capaces de encargarse de los soldados ahora. Una opción era usar los láseres AGLCM que estaban en el techo, pero girarlos hacia abajo uno tras otro me tomaría mucho tiempo. Tenía que ir y matar a Dankyun.

¡Maldigo mi insuficiencia de Energía Mágica y mi falta de trampas de muerte segura! Pensé mientras miraba cuanta mana me quedaba. Ni siquiera me fijé en el par de niveles que Shanteya ganó para mí hasta entonces.

Después de cerrar mi ventana de estado, miré hacia Dankyun. Hace un momento, él estaba allí, pero entonces desapareció. Él se dirigía rápidamente hacia Nanya, quien apenas y se las manejó para salir de entre los escombros. La herida infligida en ella no era una peligrosa por lo que podía ver, pero ella estaba sangrando un poco y sostenía su pecho con una mano. En el peor de los casos, su herida sería interna.

“¡Cuidado! ¡Él va hacia ti!” Grité mientras volaba hacia ella.

Intenté crear algunas trampas pegajosas entre él y ella, pero él simplemente brincó sobre ellas.

“¡HA!” Nanya trató de golpearlo, pero él esquivó el golpe y la tomó por la mano.

Girándose, él golpeó a Nanya contra el suelo y le dio un puñetazo en el estómago. Disparé una poderosa [Bola de Fuego Dirigida] hacia él, pero en el momento en que la vio, puso a Nanya en el camino de esta, y tuve que dirigirla hacia el dormitorio. El ala derecha del edificio estaba envuelta en sus llamas.

“¡Deja… ir!” Ella trató de golpearlo en el estómago con su rodilla, pero esta no pasó a través de su Armadura Mágica.

Levantándola con una mano, Dankyun rio.

“¡Tan patética! ¡No puedo creer que seas tan patética Nanya! ¡Hahaha! ¡Y este Dungeon Lord es incluso más ridículo! ¿Él cree que un Supremo como yo puede ser herido por sus patéticos ataques? ¡Hahaha!” Él rio y golpeó a Nanya en el estómago, haciéndola escupir sangre.

La niebla negra en mi territorio mostraba cuan terroríficas eran mis intenciones asesinas en ese momento, pero no había nada que pudiera hacer, excepto intentar llenar mi Skill de Rango Emperador con toda mi Energía Mágica y arriesgarme a un desmayo por usarla.

“Nanya…” Dije.

Cerré mis ojos por un momento.

Si esto sigue así, Dankyun matará a Nanya… Él la matará y luego a mí… luego a Ayuseya, entonces Shanteya… Pensé, y sin querer, dejé que la princesa draconiana dentro de mí también escuchara mis pensamientos.

Parte 2

[Punto de vista de Ayuseya]

Cuando escuché su voz, un estremecimiento de miedo bajo por mi espina y terminó en la punta de mi cola. Volteé hacia arriba y miré una pintura extraña que se movía rodeada por un marco de un rojo brillante. En esta, miré a Dankyun sosteniendo a la joven profesora, quien era la primera esposa de Illsy.

Tragué saliva y sostuve firmemente mi puño en mi pecho.

Esto no terminará bien… Pensé.

Mirando hacia abajo, me di cuenta de que aún estaba en mi bata de noche. Después de que desperté, en realidad no me preocupé por cambiarme, no sentí la necesidad tampoco, pero tampoco deseaba que Danyun me viera de esa manera. Illsy podía, él era mi amigo y mi esposo, pero no ese bastardo draconiano.

Suspiro. ¿Por qué no me quedé con Illsy la noche pasada? Yo y mi orgullo real… ¡Ugh! Me pregunto si… ¿fue esa mi última oportunidad de sentir su abrazo? Pensé mientras volaba hacia mi vestidor.

Y ¿por qué pensaba que Illsy iba a entregarme a él? Era simple… Para poder salvarse. Para salvar a Nanya. Para salvar a Shanteya y a esta escuela, esta era la única opción lógica, la única manera de tranquilizar a Dankyun.

Pero, ¿qué pasaría si él no quiere hacerlo? Pensé y me detuve, mirando hacia abajo, al vestido blanco que deseaba ponerme. Era simple y plano.

¿Quiero que Illsy se sacrifique por mí? Me pregunté.

Sacudiendo mi cabeza, negué dicho pensamiento y tomé el vestido.

¡No puedo dejar que eso suceda! ¡No puedo permitir que Illsy muera por mí! Si el me deja ir, tomará algún tiempo para que Dankyun se dé cuenta de la conexión entre nosotros. Illsy puede usar ese tiempo para huir de aquí… Sí, así es como será… Me dije a mi misma, tratando de sacudirme cualquier miedo que tuviera de mi trágico futuro.

[Punto de vista de Nanya]

Ni siquiera pude reaccionar cuando Dankyun me atacó…

El dolor que sentí fue terrible. La mejor manera de describirlo es el sentimiento de ser empalado en el intestino con mil agujas. La hoja de la espada fue detenida por la malla escondida en mi armadura. Aunque por fuera lucía como nada más que una simple armadura de cuero, todas sus capas tenían poderosos encantamientos reductores de daño en ellas. Mi cinturón tenía uno para sanar, así que me recuperaba más rápido de lo normalmente posible, pero aún tenía que infundir una buena cantidad de Energía Mágica en mi cuerpo para detener las hemorragias internas.

Cuando salí de la pila de escombros, estaba consciente de la batalla que se estaba llevando a cabo en la academia. Más que nada eran Tuberculus y Paladinus quienes se encontraban en la línea frontal, tratando de mantener a los soldados a raya. Los tres comandantes eran el mayor problema, pero al menos, podían ser manejados con facilidad.

Con respecto a mí, mi problema era Dankyun. No esperaba que fuera tan poderoso. No, él no era poderoso, pero su armadura y espada estaban fuera de lo ordinario. Estas elevaban en gran manera sus habilidades e incrementaban su factor de protección. Con certeza, estás le permitían pasar los 1200 puntos de fuerza. Sospechaba que él incluso tenía más Agilidad, pero no tenía demasiada inteligencia. Si sólo esos puntos reflejaran que tan inteligente era y no cuan poderosos sus ataques mágicos podrían ser. Una cosa sabía por seguro, y era que solamente mi espada podía incrementar la Fuerza base del usuario por otros 500 puntos. Si su armadura podía hacer algo similar, entonces no había manera de ganar contra él, pero dudaba en gran manera que él fuera capaz de activar esa habilidad. Puede que sólo pudiera usar la espada al 25% de su verdadero potencial, pero incluso así era increíblemente poderoso.

Honestamente, esto lucía muy mal. Apenas y podía permanecer de pie debido a sus golpes. Mi armadura apenas y se sostenía. Mis guantes estaban rotos. Mis costillas quebradas, y por lo que podía decir tenía un pulmón perforado. Yo me estaba recuperando, pero esto se detuvo después de que él me golpeara en el estómago.

En poco tiempo, estaba acabada…

Fui una idiota por lanzarme hacia él de esa manera… No puedo creer que me dejé guiar por mis emociones. Si sólo hubiera intentado deshacer mi sello antes de atacarle. Entonces hubiera podido tener una oportunidad de pelear… Pensé mientras permitía que la garra de Dankyun se enredara firmemente el rededor de mi garganta, cortando mi suministro de aire.

Lo siento Illsy… Cerré mis ojos.

[Punto de vista de Illsyore]

Nanya moría…

Tenía 4865 puntos de Energía Mágica.

Sólo tenía un objetivo.

Era ahora o nunca…

“Neru Am Ur.” Murmuré el canto.

La energía mágica se vertió en el hechizo, y no me detuve hasta que esta se detuvo automáticamente. Esta estaba a 4065 Puntos de Energía Mágica. Entonces solté el hechizo en la Dirección de Dankyun. A mi alrededor, 220 lanzas Glaciares Infernales se formaron, cada una de ellas era mucho más poderosa que la versión original, pero ¿qué era lo que esto significaba con exactitud? No lo sabía. Sólo quería matar a Dankyun.

Las solté todas con él como el principal objetivo, y todas ellas volaron tan rápido como pudieron en su dirección.

Notando el peligro inminente, él soltó a Nanya y saltó hacia atrás, estas lo persiguieron en ángulos perfectos a diferencia de la [Bola De Fuego Dirigida] y la [Lanza dentada de Hielo]. Las lanzas de [Glaciar Infernal] siguieron mis direcciones con exactitud: izquierda, derecha, arriba, abajo, izquierda, derecha, a donde sea que mirara y pensara que ellas volaban.

“¡Pequeñas cosas irritantes!” Dijo Dankyun antes de intentar cortar una de ellas.

La flecha explotó al impacto, derramando el fuego líquido sobre él. No podía decir si esta había hecho algún daño serio sobre su Armadura Mágica, pero él intentó deshacerse de esta rápidamente. Esto lo distrajo por un momento, y otra se las arregló para darle. Después de eso, él fue bombardeado por un buen número de ellas, golpeando su armadura física y mágica.

No tengo idea de cuánto daño tomó, pero pude ver que su armadura física se rompía, y estaba seguro de que ponía un montón de Energía Mágica en su armadura mágica también.

¿Puedo ganar con esto? Me pregunté.

78 de esas lanzas Glaciares Infernales lo golpearon, y aún quedaban 142.

Él saltó hacia a la izquierda y cuatro de las flechas golpearon el suelo, dejando un gran cráter allí. Una se las arregló para tocar el techo del dormitorio y detonó, destrozando un buen pedazo de este. Ahora la mitad se encontraba en flamas y peligrosamente cerca de venirse abajo. Otra de las lanzas golpeó un árbol, y esta cortó a través de este antes de empalarse en la raíz de uno detrás de él. La lanza explotó, y el fuego líquido se extendió por el área, haciendo que ardiera.

Estos fallos no eran debido al hechizo. La culpa recaía en mi falta de enfoque y mi inhabilidad para mantener el control en todas ellas al mismo tiempo. Apenas y me mantenía despierto. Cada una de mis pestañas se sentían como si fueran jaladas hacia abajo por el peso de un tanque completo. Toda mi percepción se sentía lenta, y encontraba extremadamente difícil el enfocarme.

Esto me recordaba de aquel tiempo en el colegio, cuando tomé el examen de Ingeniería Mecánica y no dormí por dos días seguidos intentando tener mi reporte y mi tarea terminados a tiempo. Mi calificación iba a depender más que nada de estos dos, así que tenía que terminarlos. Gracias a esas noches sin dormir, me sentí como un zombi durante todo el examen. Sólo quería acabar con eso y enterrarme en mi cama.

Pensando en eso, se podría decir que tenía una cantidad decente de entrenamiento con respecto a mantener mis ojos abiertos por un largo tiempo. Aun así, en estas terribles condiciones, tenía control sobre unas 130 lanzas Glaciares Infernales que volaban a alta velocidad a través del aire.

“¡Dungeon Lord, eres un pequeño bastardo persistente!” Dijo Dankyun, después de haber sido lanzado a un lado por la explosión de una de esas lanzas.

Un peligroso fuego se esparcía por el bosque, amenazando con quemar todo hasta el suelo, pero no me importó. Sólo me enfoqué en acabar con Dankyun. Sólo necesitaba que una de esas lanzas diera un golpe directo en su carne, y esto sería suficiente para matarlo.

Cuatro más atravesaron los árboles y apuntaron a sus pies. El no pudo esquivarlas. Dos grietas más aparecieron en su armadura. Otras ocho explotaron detrás de él, sobre su cintura, mientras dos en frente, a sus pies, causando que se callera. Otra grieta apareció en su armadura.

No podía soportarlo más.

“¡AAARGH! Gruñí y grité, enviando TODAS las 100 lanzas restantes hacia él.

Con cada última gota de mi enfoque y energía, las apunté todas a su cabeza y pecho. Si sólo una de ellas daba un golpe directo, esta sería mi victoria.

“¡ARGH!” Gritó Dankyun mientras intentaba defenderse de la repentina avalancha de ataques.

Las explosiones siguieron poco después, derramando fuego líquido por todo el lugar, vertiéndose sobre los árboles, el suelo y las rocas. Llamas infernales se derramaron por todo el lugar, achicharrando todo lo que tocaban. Las rocas se derritieron, el suelo quedó chamuscado, todo alrededor de Dankyun ardía.

Todo… excepto Dankyun.

“No…” Dije con una voz temblorosa cuando lo miré aun parado en medio de todo ese fuego.

Él respiraba con dificultad, su armadura estaba deshecha, caían pedazos de esta al suelo, pero el sólo tenía una pequeña cortada en su mejilla izquierda. Nada más, él no había muerto…

“Como te atreves…” Él dijo, y yo parpadeé de la sorpresa. “¡¿Cómo te atreves a herirme?!” Gritó con toda la fuerza de sus pulmones.

“¿Qué? No puedo creerlo.

Él aún puede pelear… Pensé.

“¡Te asesinaré!” Él gritó y luego tomó un pequeño cristal purpura de su bolsillo izquierdo. “Reparar.” Dijo, y el cristal pasó de purpura a transparente.

Bajo mi asombrada mirada, miré como su armadura empezaba a ser reparada por la magia en ese cristal. Esta regresó a su condición inicial, como si fuera completamente nueva. Ya no había ni siquiera una grieta en esta. Era como si mi ataque nunca hubiera pasado.

“¡No” ¡No puedes hacer eso! ¡Es trampa!” Grité.

“¿Trampa? ¡Hah! Cualquier aventurero Supremo y ‘Como un Dios’ que se auto respete usa estas cosas. Bueno, todos excepto esa ¡ESTÚPIDA de Nanya! ¡Ella nunca quiso tocar el cristal de un dungeon incluso aunque fuera procesado en esto!” Él gritó con una sonrisa y sacó otro cristal, esta vez uno café. “¡Rejuvenecimiento!”

El hechizo dentro del cristal se desvaneció, cambiando su color de café a transparente, y las heridas de Dankyun fueron todas curadas en un parpadeo. Era natural el pensar que un respetable aventurero siempre tendría una poción que pudiera curar sus heridas y regenerar su energía a la mano, pero incluso yo sabía que sus reacciones no eran instantáneas.

No, ese tiene que ser un hechizo de algún tipo… Quizá él puede introducir hechizos dentro de los cristales. Pensé mientras lo miraba con horror.

¿Había algo más que pudiera hacer en ese punto? Apenas y podía mantener mis ojos abiertos de lo cansado que estaba, y no había manera de que pudiera lanzar otro hechizo tan rápido. Necesitaba al menos media hora o algo así para recuperarme por completo, pero si cerraba mis ojos ahora, era seguro que no me despertaría por más de una hora. Hiciera lo que hiciera, tenía que permanecer despierto y regresar a mi cuerpo de cristal. Antes que nada, tenía que enviarlo dentro de mi calabozo, donde estaría protegido. Esta era mi única oportunidad, mi única manera de sobrevivir.

Lo odiaba, pero no había otra manera.

“Reponer Energía Mágica.” Dijo Dankyun tras de mí.

Esos malditos cristales lo sanaron y restauraron toda su fuerza. Yo ni siquiera sabía que dichas cosas existían, mucho menos que él tendría tantos de ellos. Odié mi falta de conocimiento de este mundo, pero este no era el momento de quejarme al respecto.

Aunque volé tan rápido como pude hacia mi cuerpo de cristal, Dankyun fue el primero en llegar allí. Él apuntó su espada a la caja de Inconel, y por un momento, pensé que la destruiría de un solo corte, pero la espada se detuvo en la primera capa. La onda de choque agrietó y rompió las paredes externas, revelando el brillo metálico de mi barrera.

¡Necesito apurarme! Pensé mientras me apresuraba al interior para preparar mis láseres de defensa.

“Interesante. ¿Un metal que puede resistir mi ataque?” Él dijo cuando pasé a su lado.

“Serus Kar” Di el comando para [Telekinezy].

Los láseres en mi habitación se movieron y apuntaron hacia él, mientras el Cristal de Energía eléctrica se activaba. Esperé pacientemente y miré a Dankyun mientras se preparaba para asestar un segundo golpe. Él quería cortar a través de las paredes de metal, pero eran mucho más fuertes de lo que él había pensado inicialmente.

Por lo menos, aprendí que esta súper aleación era lo suficientemente fuerte para detener súper psicópatas, al menos por un momento.

La espada cayó sobre mis paredes de Inconel y atravesó las primeras dos capas, pero no la tercera. Desde que no había ningún tipo de aislante entre ellos, la electricidad de mi Cristal de Poder fue descargada a través de su espada directamente a su cuerpo. Él gritó una vez y saltó hacia atrás.

“¡Eso duele!” Él se quejó.

La carga eléctrica no fue lo suficientemente poderosa para hacerle algún daño verdadero, pero fue lo suficiente para permitirme aplicar la skill [Reparar cuarto]. Los cortes en las paredes de Inconel fueron reparados en un parpadeo, pero el uso constante de mi Energía Mágica no me ayudaba con mi fatiga.

Yo… Necesito aguantar… Pensé.

Illsy, si quieres detenerlo, tienes que ofrecerme a él… ¡Esta es la única manera en la que podemos hacer que detenga esta locura! Dijo Ayuseya desde el fondo del interior de mi Mente Interna, pero no deseaba dejar que él lograra su objetivo, deseché dicho pensamiento.

No… nunca… Le dije.

Estaba muy cansado, apenas y podía hablar apropiadamente.

Debo… Debo permanecer despierto… Pensé y cerré mis ojos por un momento sólo para ser despertado por otro ruidoso sonido.

Dankyun intentó de nuevo cortar a través de mis paredes, pero la carga eléctrica y el grosor de la aleación Inconel encantado lo mantuvieron a raya. Él maldijo y golpeó las paredes de nuevo. Todo el cubo temblaba debido a sus ataques.

“¿Qué… ¿Qué es lo que intento hacer aquí? Pensé.

La fatiga era muy grande, incluso olvidé la razón por la que había regresado a mi cuerpo de cristal.

Oh, sí… escapar… Recordé y miré hacia abajo.

Paladinus y otros diez estudiantes estaban justo debajo de mí. No podía dejar caer mi cuerpo, o me podría arriesgar a aplastarlos o a que los maestros accidentalmente me atacaran. Tenía que pensar en algo más o decirles que se movieran, pero enviar mi voz hacia afuera parecía difícil.

“Estás empezando a enojarme, ¡Dungeon Lord!” Gritó Dankyun, y sentí que él se alejaba.

¿Qué es lo que él hará ahora? Pensé mientras lo miraba desde lejos.

Un momento después, todo mi cuarto tembló y los estudiantes gritaron de miedo. Parpadeé sorprendido. Por un momento, pensé que él había soltado su ataque supremo, pero la única área de efecto fue la caja de Inconel.

Enfocándome un poco, me di cuenta de lo que pasó. Las paredes falsas que cubrían el cuarto fueron mandadas a volar por una poderosa Bola de Fuego con la que Dankyun me atacó. El metal sobrevivió las altas temperaturas, pero esto sólo enojó al Supremo incluso más.

El draconiano cargó hacia mí, golpeando mi caja con su espada tan fuerte y tan rápido como podía. Unas pocas piezas salieron volando y luego se regeneraron cuando las reparé, pero no pude mantenerme al ritmo de su daño. Ataque tras ataque, el golpeó la súper aleación hasta que esta finalmente cedió y permitió que Dankyun pasara.

“Al fin…” Él dijo con un huff.

Él estaba dentro.

Dankyun pasó a través de mi escudo de Inconel y se encontraba a unos pocos metros de mí.

Maldije en mi mente y ENCENDÍ los láseres AGLCM a mi alrededor. Seis rayos de luz concentrada y amplificada golpearon al draconiano, comiéndose su Armadura Mágica. Si un Rango ‘Maestro’ o ‘Emperador’ estuviera en ese lugar, dudo que hubieran soportado más de un par de segundos de ataque continuo.

“¿Qué es esto?” Preguntó Dankyun mientras miraba los extraños rayos.

Él saltó a la izquierda tan pronto como se dio cuenta de lo rápido que bajaba su Armadura Mágica. Mis rayos lo seguían a donde saltara, pero era difícil inmovilizarlo. El láser se movía demasiado lento como para atraparlo, un grave error de cálculo de mi parte.

Maldije en mi mente de nuevo he intenté inmovilizarlo, pero él empezó a reírse de mis intentos. La puerta electrificada no parecía molestarlo.

“¿Qué pasa si hago esto?” Él preguntó, y apuntó su mano hacia mí.

Por instinto, creé una pared de Inconel frente a mí con la skill [Crear un Cuarto]. Esta bloqueó mis rayos, pero entonces escuché algo explotando del otro lado, y una poderosa llama se dispersó por todo el cuarto. Mi Armadura Mágica soportó el calor hasta que las llamas pasaron, pero la pared estaba doblada hacia mí como si una bola de demolición la hubiera golpeado desde el otro lado.

Dankyun carcajeó.

Mientras yo intentaba preparar mis Láseres AGLCM, miré la pared siendo cortada en piezas por su espada. Él se encontraba a sólo un paso de mí.

Libérame, ¡Illsy! Gritó Ayuseya.

¡No! Le dije.

“¡Eshun Naer Es!” Canté, y una poderosa ráfaga de viento empujó a Dankyun hacia atrás.

Apunté mi laser hacia él de nuevo. Los rayos lo tocaron sólo por un segundo antes de que el saltara fuera del camino.

¡Libérame! ¡Es la única manera! Por favor… Dijo Ayuseya.

Ella ahora me rogaba, pero lo encontraba extraño. ¿No quería ella huir y liberarse de Dankyun?

No… No puedo… Dije.

El uso constante de mis hechizos estaba drenando mi Energía Mágica muy rápido. Uno de los Láseres AGLCM perdió poder, y los rayos de los otros se volvieron más débiles.

“¿Hm? ¿Ya se acabó?” Preguntó Dankyun con presunción en su rostro.

Él saltó hacia adelante y partió a la mitad uno de mis láseres. Las piezas se regaron por el suelo. Intenté enfocar los rayos en él, pero el draconiano se movía.

Mis movimientos y pensamientos eran lentos. Apenas y podía mantener mis ojos abiertos. Eso me empezaba a lastimar, pero sabía que no podía permitirme caer dormido o desmayarme.

Debería haber algo que pudiera hacer, algo de lo que no me di cuenta, algo que no había pensado hasta ese momento.

Illsy, por favor… Si realmente me ves como una amiga, entonces, por favor… entrégame. Dijo Ayuseya.

No puedo… eres mi amiga… Dankyun te hará daño. Respondí mientras lo miré cortar otro laser. El bastardo se divertía destrozando mi última pieza de defensa. Ni siquiera me di cuenta cuando destruyó el Cristal de Energía Eléctrica.

Illsy, haz hecho todo lo que pudiste, pero Dankyun te matará si esto continua. Él matará a Nanya y a todos aquí… Si tú me liberas, quizás y lo convenza de no hacerlo. Por lo menos intentaré salvarte… Todo esto es mi culpa para empezar. Pensé que Dankyun se iría en paz, que se iría una vez que viera que yo ya no estaba aquí… Estaba equivocada. Lo siento… Y por eso, por favor, ¡libérame! Una vez que él me tome, puedes huir y volverte más fuerte, o puedes reconstruir y quizá, un día, venir a mi rescate, pero ahora… eres demasiado débil Illsy… Eres demasiado débil para alguien como Dankyun… Dijo Ayuseya, pero no podía entender ni la mitad de lo que ella dijo, sus palabras se perdieron entre mis propios pensamientos y mi fatiga.

Dankyun destruyó mi último laser. Los restos de mi defensa se encontraban por todos lados. No había nada que pudiera hacer para evitar que me destruyera, nada, excepto liberar a Ayuseya, pero ¿cómo podría hacerlo cuando eso ciertamente decidiría su destino?

Desafortunadamente, no podía pensar bien debido a lo agotado que estaba.

No podía resistir más.

Mi Energía Mágica apenas y se encontraba en los cientos. Era difícil mantener mis ojos abiertos, y era difícil pensar en cualquier cosa. Incluso Dankyun estaba diciendo algo, pero no podía entender lo que decía.

Ayu… se… ya… Yo… Yo… Mis pensamientos apenas y tomaban forma.

Illsy, es la única manera… Ya hiciste lo suficiente. Diste tu mejor esfuerzo… Ella dijo algo más después de esas palabras, pero fui incapaz de oírlo.

Era difícil enfocarse.

Frente a mí, Dankyun levantó su espada y estaba preparado para asestar el golpe final, el golpe asesino, en mí.

Ayuseya… Te libero…

Estas fueron mis últimas palabras antes de que todos se volviera negro, y me desmayé…

Leer Sin Conexión:

© 2017 - LightASPNovel V. 3.0EspañolEnglish