Capitulo 29

Leer Sin Conexión:

I was reincarnated as a Magic Academy!

Capítulo 29: Y entonces comenzó…

Levantando mi cabeza desde el pecho de la el’doraw, miré a la princesa draconiana. Mis párpados pesaban, pero no estaba tan cansado como para no notar la hermosa vista que se mostraba frente a mí.
+

Ayuseya vestía un camisón parcialmente transparente que apenas y cubría su pecho. Su usualmente escondido pecho ahora se mostraba, dejándome saborear cada rincón de este, exceptuando su región inferior, ella vestía bragas. Sus escamas doradas podían verse a través de la tela, dejándome saber de la presencia de su vientre; caderas; parte baja del pecho, justo encima de las últimas costillas; bajo sus rodillas; tibia; brazos, y la clavícula. Con su cola tapando en frente, mirando hacia abajo con timidez, y una hebra de su largo y rojo cabello que fluía sobre su mejilla derecha, Ayuseya era un bello espectáculo para la vista.

Mi boca se abrió involuntariamente, y Shanteya la cerró por mí.

¿Qué pasa? Pregunté, volviendo de esta agradable sorpresa.

Yo… Ella se sorprendió por mi pregunta y me miró con sus ojos draconianos.

¿Hm? Incliné mi cabeza hacia la izquierda e intenté de manera desesperada eliminar todos los pensamientos traviesos de mi cabeza.

Yo… Yo escuché… bueno, verás… erm… Ella miró alrededor, tratando de evitar mi vista.

Sabiendo lo que pasó antes, el como ella lloraba, y su complicada situación en general, la única razón válida en la que podía pensar para que ella se mostrara vestida así era con el fin de apaciguarme con su cuerpo. Debido a que ella me gritó y lloró después de lo que pasó antes, quizá ella pensó que estaba molesto o enojado con ella. Todo esto era sólo para apaciguarme, aun así, esto sólo me hacía sentir como un villano que tomaba ventaja de una chica inocente.

Dejando salir un suspiro, rasqué la parte posterior de mi cabeza y pensé un poco en como acercarme a ella. Estaba claro que Ayuseya no era como Shanteya, de otra manera, la habilidad [Vínculo de Confianza] hubiera aparecido esa noche también.

Escucha, Ayuseya, no estoy enojado ni molesto contigo. Como ya dije, puede que haya hecho algo malo antes, me disculpo. Dije e incliné mi cabeza hacia ella. No hay necesidad de que te esfuerces por complacerme si no quieres hacerlo. No te tocaré de forma inapropiada. Ni siquiera he tocado a Shanteya de esa manera tampoco. Nanya está fuera de cuestión debido a que ella nunca ha entrado a mi Mente Interna. Continué hablando con mi cabeza inclinada hacia abajo en frente de ella.

Como alguien nacido y criado en Rumania, no veía la necesidad de estar en dicha postura, pero leí en algún lugar que cuando te disculpabas y mostrabas tu lado sumiso a la mujer que has hecho enojar, como hombre, tendrías una delgada posibilidad de ser perdonado al instante. Por supuesto, leí eso en un meme posteado, así que la credibilidad del consejo era dudosa.

E-Entonces… ¿qué deseas de mí? Ella preguntó con un tono de voz tembloroso.

Tragué saliva y miré hacia ella. Mis ojos se movieron rápidamente para detenerse en los suyos, pero era difícil no notar el encanto tentador de su apenas cubierto cuerpo.

Que te sientas cómoda y segura a mi alrededor, no amenazada… No quiero hacerte daño. Erm, creo que a pesar de ser marido y mujer, de acuerdo con lo que este anillo representa, no podemos pasar directamente a ser amantes. Lo siento, ¡cometí un error! Así que, ¿qué tal si somos amigos desde ahora? Honestamente hablando, la primera señal de confianza que te ofrecí fue traerte aquí, dentro de mi Mente Interna. ¿Hay algo que pueda hacer? Dije, y le mostré una brillante sonrisa.

[Punto de Vista de Ayuseya]

Cuando me puse este camisón, sabía que me estaba exponiendo demasiado. Nunca me había sentido tan avergonzada en mi vida entera. Una de mis sirvientas me sugirió usar esto con Dankyun ya que al parecer era una forma de seducción popular entre las nobles draconianas para poder captar la atención de sus esposos después de un largo periodo de ser abandonadas por ellos. Nunca intenté usar esto por ese hombre, revela demasiado, sin embargo, no trataba de esconderme a mí misma de la vista de Illsyore. Sabía que, si había alguna pequeña oportunidad de éxito en mi plan, entonces tenía que hacer esto.

Si la vieja yo me viera justo ahora, apareciendo frente a un Dungeon Lord vistiendo nada sino esa pobre excusa de camisón, ciertamente rechazaría eso. Un grito de ira sería la primera cosa que escaparía de mis labios, sin embargo, sin Illsyore, nunca habría sido capaz de gritar de nuevo.

Así que, ¿qué pasó por mi mente cuando decidí acercarme a él de esta manera? ¿Qué tipo de pensamientos locos me empujaron hacia él como una mujer del Distrito Rojo?

Mirando mi estado actual, no tenía poder ni aliados de fuerza significativa. El que se encontraba tras de mi era un Supremo, y accidentalmente me casé con un Dungeon Lord ‘Como un Dios’. No necesitaba una explicación para entender cuan poderoso se podría volver Illsyore cuando mostrara sus habilidades y un poder que sobrepasara a los dungeons más viejos de este continente. La pregunta era si él iba a tener el tiempo suficiente para volverse lo suficientemente fuerte como para pelear con Dankyun y su pequeño ejército como un igual.

Desafortunadamente, en este punto, el único que podía ofrecerme una mano era Illsyore. Considerando el peligro, considerando la amenaza, él debió haber escogido librarse de mí en vez de intentar levantarse y luchar en una batalla que no tiene ninguna conexión con él para empezar.

A pesar de saber eso, a pesar del hecho de que debía rogarle y pedirle de rodillas que me ayudara, aquí estaba yo, parada frente a él con la intención de probarlo. Mi mente hablaba de razón, de sacudirme mi orgullo, pero mi corazón de mujer quería ver a qué tipo de hombre me había atado mi destino.

Aún encontraba difícil creer que como un dungeon, él deseara ayudarme. Aún no podía creer que, como un hombre, no me tocaría o tomaría ventaja de mí. Él desafiaba las reglas y la lógica de la mayoría de los hombres de este mundo.

¿Y si… ¿Y si Illsyore tenía los mismos planes que Dankyun y deseaba usarme para su propio beneficio? Era la pregunta que plagaba mi mente.

Era extraño, pero realmente quería ver, realmente quería creer que quizá… quizá podía confiar en él.

Sabía que esta era una forma tonta de tratar de verlo, pero así era como quería probarlo. Eso era lo que mis instintos y sentimientos me decían que hiciera: pon la carne frente al lobo y mira si este puede controlarse o no.

Aun así… esto termino de esta manera.

Illsyore estaba parado frente a mí, inclinando su cabeza y sin ordenarme o intentar chantajearme para que fuera sumisa. Él no me regañó por pedir demasiado. No escudriñó mis ideas y pensamientos, no…. solamente se disculpó por algo de lo que no necesitaba disculparse en primer lugar.

Yo era la culpable… Yo era la egoísta, aun así, él era el que decía ‘lo siento’.

¿Si quiera entiendes cuál es tu posición en estos momentos? Pregunté suavemente.

Él miró hacia abajo por un momento, frunciendo el ceño y pensando duro.

Erm… ¿Quizá? Él respondió con una sonrisa forzada.

Puedes ordenarme hacer lo que quieras. Puedes ordenar a Shanteya que me detenga. Puedes hacer lo que desees a ambas, aun así… Me detuve y miré hacia abajo.

¿Era buena idea decirle esas cosas a él?

¡Nunca haría tales cosas! Me respondió con firmeza mientras sacudía la cabeza. Parpadeé sorprendida y giraba mi cabeza entre él y Shanteya.

El Maestro dice la verdad… aquí, en su Mente Interna, somos libres de las cadenas de esos hechizos. Dijo Shanteya mientras ella apuntaba a su cuello.

Parpadeé sorprendida una vez más mientras veía que no había tatuaje negro alrededor de su cuello.

El símbolo de su esclavitud se había ido, pero, ¿cómo podía ser eso?

¿Fuiste liberada? Pregunté.

No. Mira, tu tampoco tienes anillo, ¿cierto? Ella apuntó, y recordé que así era.

En otras palabras, eres libre de hacer tu voluntad. No puedo interferir en ello. No puedo ordenarte hacer nada, y aquí es donde soy más vulnerable, junto a ustedes dos, que afuera. Él dijo.

Sus palabras sonaban como una mentira absurda.

¡Eso no podía ser verdad! Nadie se pondría en tan terrible peligro frente a alguien que ellos quieran controlar. Si lo hicieran… Detuve mis palabras y cubrí mi boca.

Fue entonces cuando me di cuenta de lo que esto significaba.

Las acciones de Illsyore eran un espejo de sus propios pensamientos y sentimientos. Inicialmente creí que este lugar era algo similar a una prisión que él hizo, un lugar secreto donde él podía controlarnos libremente como deseara, pero si este era de hecho el lugar en el que él era más vulnerable, entonces, al mostrarme este lado de él, se ponía en un peligro tan grande como el cual ningún Dungeon Lord se atrevería a tomar. Yo no era alguien que confiara en él, aun así, él se atrevió a confiar en mí, a creer que yo no le iba a lastimar, que no iba a herirlo.

Lagrimas se formaron en las orillas de mis ojos, pero las sequé antes de que tuvieran oportunidad de caer por mis mejillas.

Con una sonrisa en mis labios, miré de nuevo hacia él y asentí.

Ser amigos suena bien. Me gusta… Podemos ser amigos. Le dije.

¡Esto es grandioso! Él dijo con una sonrisa alegre.

¿Planeas dormir con nosotros esta noche? Preguntó Shanteya.

Recordé mi ropa vergonzosa y la razón por la que vine. Eso me hizo sonreír.

No deseo darle a Illsyore una idea equivocada, así que discúlpenme por esta noche. Dije mientras asentía.

Aw, que mal. Él lucía un poco decepcionado.

Tomemos esto un paso a la vez, ¿podemos? Le dije, y el asintió en respuesta.

Los dejé a él y Shanteya solos. Para mí, era demasiado pronto para pensar en dormir en la compañía de un hombre e incluso si esto realmente ya había pasado, pero en ese entonces, yo creía otras cosas, ahora sé que Illsyore puede ser mi amigo, y que no me desea ningún daño.

No era mucho, pero el primer paso para construir la confianza mutua. Puedo empezar a confiar en él poco a poco, y con el tiempo, tal vez nuestra relación cambie.

[Punto de vista de Illsyore]

Aunque Ayuseya no confía aun lo suficiente en mí como para activar [Vínculo de Confianza], esto aún era una mejora y una gran diferencia a la de ser odiado. Temí que, gracias a mi comportamiento imprudente, pudiera haber terminado enemistándome con ella. Al final, mi miedo era por nada, ella aceptó empezar como amigos. Esta era la manera normal de iniciar una relación si tuviera que decirlo por mí mismo. Lo que pasó con Shanteya era de hecho repentino, pero sus circunstancias e historia permitían este tipo de cambios repentinos. Ella fue criada como una asesina en un gremio que discriminaba en gran manera a las mujeres. Sus maldiciones y dolor fueron todas removidas por mí, y sin pensarlo dos veces, le di la bienvenida en mis brazos. La esclavicé, pero luego quise liberarla.

Todo lo que hice era lo que creía que habría sido normal en Rumania o algún otro país modernamente civilizado, pero en este mundo, dicha libertad y deseo de ayudar a los demás se encontraba muy raramente. Quizá ellos están impuestos a que la gente se aproveche de ellos, o quizá esta era la primera intención que se creía que todos debían tener. Como sea, yo era una rareza desde este punto de vista, pero no tenía intenciones de cambiar.

Mientras intentaba dormir en los brazos de Shanteya, pensé en cómo la gente pudo haber actuado en los tiempos medievales en la Tierra. Muchas películas e historias representaban la era de una manera más que nada romántica y aventurera, pero recuerdo que había otras que mostraban la crueldad de esos tiempos. Los nobles estaban sobre los campesinos. Haber nacido en la familia correcta era importante si querías moverte en la sociedad. En tiempo modernos, puedes incluso convertirte en el presidente del país si eliges el camino correcto, pero en tiempo medievales, otros escogían por ti. Si la gente estaba acostumbrada a dichas leyes y crueldad que de otra manera se creerían inaceptables, irrazonables, e impensables en el siglo XXI, entonces, ciertamente me veía como alguien extraño, con una moral e incluso principios equivocados, ¿pero eso era realmente así?

Sin importar como lo mirara, mi forma de pensar era mejor. Mi mente, e incluso quizá mi personalidad, eran el producto de cientos de años de debates morales, incontables guerras, millones de sacrificios, y la constante evolución de la sociedad y la ciencia.

¿Hay una manera de ofrecer lo que yo sé a este mundo? Me pregunté antes de caer dormido.

Al día siguiente las cosas procedieron como de costumbre. Me levanté a eso de las 6:00 AM, liberé a Shanteya y la envié a matar más monstruos. En las primeras dos horas, me enfoqué en incrementa el tamaño del territorio de mi calabozo y comprobé el estado del túnel de escape que construí el día anterior. Me las arreglé para agregarle otros 1.4 km a mi territorio. Esta vez, sin embargo, no olvidé fortalecer mi armadura antes de salir. Esta era una rutina a la que debía acostumbrarme, pero, aun así, una algo aburrida. Encontré más interesante construir cosas.

Si había una cosa de la que no había sido capaz de hablar con Nanya y Tuberculus el día anterior, fue acerca de cómo podía construir mi propio cuerpo. Esto se deslizó de mi mente el día anterior, quizá debido a lo ocupado que estaba con el calabozo y el túnel, o pudo haber sido la sesión entera de bromas. Hablando de eso, una vez que terminé de comprobar el túnel, miré a Nanya bien campante frente a la academia.

Volé hacia allá y me le acerqué.

“Buenos días, Nanya.” Dije.

“¡Ah! ¡Buenos días Illsy! ¡De hecho te estaba buscando!” Ella dijo con una sonrisa malvada.

“¿Huh? ¿OK?” Levanté una ceja.

“¡Justo cuando me fui a la cama anoche, recordé que tenía algunas bombas apestosas en uno de mis pechos!” Ella me mostró una pequeña bola verde envuelta en hojas verdes secas.

“¿Qué es eso?” Pregunté.

“¡Una bomba apestosa! ¡Tírala a la tierra, y quemará las narices de todos a su alrededor! ¡Nyahaha!” Ella rio.

“Déjame adivinar, ¿yo seré quien haga todo eso de lanzar?” Pregunté.

“¡Por supuesto!” Ella asintió.

“Bien, estoy dentro.” Respondí. ¿Cuál puede ser el daño en esto? Pensé.

“¡Grandioso! ¡Vamos!” Sonreí y la seguí, pero justo entonces, sentí algo terrible y un mensaje apareció frente a mis ojos.

<Una forma biológica designada como un aliado ha muerto.>

“¿Huh?” Dije en shock.

Mi primera reacción fue buscar por Shanteya, pero ella estaba a salvo, aun podía sentir sus signos vitales en algún lugar en el bosque. Eso significaba que había alguien más que había muerto, pero lo que me preocupaba eran las palabras: ‘designado como aliado’.

“¿Qué pasa?” Preguntó Nanya inclinando su cabeza a la derecha.

“Alguien… alguien acaba de morir…” Dije.

“¿Qué? ¿Quién? ¿Quién murió, Illsy?”

Ella miró hacia mí con grandes ojos y los puños apretados cuando escucho la desconcertante noticia.

Tragando saliva, traté de identificar quien era esa designada forma de vida.

“Muéstrame la información del aliado designado. Muestra la última ubicación conocida. Muéstrame algo…” Dije mientras seleccionaba las palabras en ese mensaje.

< Zoraya Del’argo. Estudiante de la Academia Mágica Fellyore. Especie: Draconiana. Muerte: Hace menos de un minuto. Última ubicación desconocida: <Mostrar flecha indicando la dirección.>>

Seleccioné la opción, y una flecha de un verde transparente apuntaba en su dirección.

“Zoraya Del’argo…” Dije a Nanya.

Ella me siguió alrededor de la academia y hacia los dormitorios, mientras yo seguía la flecha. La dirección a la que nos llevó no fue otra que la del cuarto de Dankyun. Una vez que me detuve frente a este, Nanya no esperó, ella tumbó la puerta de una patada y sus ojos se encontraron con los del criminal.

“¡Ah! ¡Nanya, que sorpresa! Acababa de terminar con esta… traidora.” Él habló de manera calmada mientras usaba una prenda para limpiar la sangre de la víctima de sus manos.

El hombre draconiano estaba vestido con su armadura usual, pero la única parte que faltaba eran sus guantes, que habían sido dejados del lado izquierdo de la cama king-size. Este era un cuarto reservado para aquellos nobles de alto rango.

Aunque apenas decorado, desde que este era usualmente para el uso de los estudiantes, había un detalle en esta habitación que sobresalía de los otros, una nueva pieza de decoración que había sido agregada. El piso había sido pintado con la sangre derramada de la estudiante draconiana. Las paredes cercanas, mesa, y cortinas fueron manchadas también por el grueso y rojo fluido. A los pies de Dankyun se encontraba el detalle preocupante: el cuerpo de la estudiante Zoraya Del’argo.

No había ninguna duda con respecto a quien era el asesino. Y por la forma en que murió, puedo decirlo con una simple mirada a los restos. Ella estaba desnuda, con marcas rojas de latigazos en su cuerpo. Sus brazos habían sido arrancados de su cuerpo y echados a un lado. La delgada cola cubierta en escamas verdes había sido cortada a la mitad, y había un profundo hueco en su pecho. Este tipo de daño no había sido hecho por magia o una herramienta, sino que por las manos denudas de un Supremo que estaba junto a ella con una sonrisa despreocupada en su rostro. El monstruo ni siquiera se mostraba perturbado por el terrible crimen que cometió.

La chica draconiana sufrió un terrible destino, una muerte que no merecía, y una vez más, me encontraba enfrentando a la crueldad de este mundo y la locura de este hombre.

Escuché acerca de este tipo de gente cuando estaba en mi mundo, los psiquiatras los llamaban psicópatas, pero tenía el presentimiento de que Dankyun también sufría de megalomanía. Aunque no sabía si el sufría de algún otro problema mental, estas dos eran demasiado claras. La peor parte era que este individuo, quien encontraba placer en matar, era un Supremo.

“Nanya, esto…” Dije, pero cuando miré hacia ella, miré su ira.

Sus puños y dientes estaban apretados fuertemente, y su cuerpo entero estaba tenso, apenas y podía contenerse de saltar y atacarlo. De hecho, creo que esas eran sus intenciones debido a que miré un aura similar a mi niebla negra que se formaba a su alrededor, esta era la primera vez que la veía de esta manera, y ella daba miedo.

“¿Oh? ¿La pequeña Nanya está enojada? Hm… Aquí.” Dankyun se agachó y tomó la cabeza de la chica muerta. Pisó sobre su pecho, y la decapitó de un fuerte tirón. “¡Atrápala!” Él entonces la lanzó hacia nosotros.

Usé [Telekinezy] y la atrapé en lugar de Nanya.

“Eres un monstruo…” Dije mientras miraba la expresión de terror que quedó en la cara de la chica.

La niebla negra de mi territorio también fue liberada. Este hombre, este monstruo, no puedo perdonarlo… No puedo permitirle vivir. ¿Me detendrá Nanya si intento atacarlo?

No… Ella fue la primera en atacar.

“¡DANKYUN!” Ella gritó y saltó hacia él.

Leer Sin Conexión:

© 2017 - LightASPNovel V. 3.0EspañolEnglish