Capitulo 22

Leer Sin Conexión:

I was reincarnated as a Magic Academy!

Capítulo 22: Dos anillos que me atraparon en el infierno… ¿o el cielo?

Había un silencio de ultra tumba en mi cuarto mientras todos miraban a los tatuajes negros en forma de anillos que ahora decoraban los dedos de Nanya y Ayuseya. No se necesitaba ser un genio para saber lo que estos simbolizaban, incluso los engranajes pequeños en mi mente estaban teniendo un duro momento girando en un intento por procesar la información.

Mientras estuve en la tierra nunca pude reunir el coraje para hacerle esta pregunta a Alina, esta vez sin embargo, fui capaz de preguntarles a dos mujeres diferentes, de diferente edad, nacionalidad y especie si querían casarse conmigo. ¡Hice lo imposible! ¡Conseguí lo imposible! ¡Logré realizar la pesadilla y el sueño de cualquier hombre al mismo tiempo! Desafortunadamente, esto no pasó por que yo estuviera locamente enamorado de las dos, si no a causa de una simple broma, un honesto y loco error.

“Así que…” Dije intentando romper el silencio.

Nanya me miró. Mostrándome el tatuaje con forma de anillo en su dedo, ella preguntó “¿Illsy? ¿Qué es esto?”

“Erm… ¿Una mano?” Respondí, y ella me miró de una manera penetrante.

Oh, ¡ella está enojada! Pensé.

“Creo que… ¿Es un contrato de matrimonio?” Preguntó Ayuseya.

“¿Matrimonio? ¡Soy muy joven para estar casada!” Se quejó Nanya, pero sus palabras sólo hicieron que entrecerrara mis ojos hacia ella.

¡Tú pasas de los 100 años! Grité en mi mente.

“Pero… dijo ‘no’ casarnos con él, ¿cierto?” Preguntó Ayuseya.

“Técnicamente hablando… no.” Dije.

“¿Nos preguntaste si queríamos casarnos contigo? ¿Estás loco?” Preguntó Nanya.

“¿Era una pregunta tramposa?” Pregunté.

“¡Illsy!” Ella frunció el ceño.

“¡Yo no niego la banana!” Dije y como resultado, ellas parpadearon en sorpresa. Tenía el presentimiento que actuar como loco ya no funcionaría.

“*Suspiro*… ¿Me puedes quitar esto, por favor? Lo último que quiero es estar casada con un loco y grande cristal flotante.” Dijo Nanya mientras cruzaba sus manos frente a su pecho.

“A mí no me importa.” Dijo Ayuseya.

Mientras que la opinión de Nanya era entendible, Ayuseya me tomó completamente por sorpresa. ¿Quién iba a pensar que una princesa draconiana diría tal cosa? Pensándolo seriamente, alguien con su situación política, a pesar del pequeño detalle de un prometido loco… ex-prometido, debería pensarlo dos veces antes de aceptar casarse con alguien de esta manera, ¡y de ninguna manera se me podía culpar por haber hecho la pregunta! Aun así, la broma había terminado, y cumplió con su propósito inicial de evitar que siguieran discutiendo, aunque, ¿no habría sido suficiente con una [Bola de Fuego] de unos 2000 puntos de Energía Mágica?

“Bien, se los quitaré ahora… o lo intentaré.” Dije con un suspiro.

“¡Bien!” Dijo Nanya con una sonrisa.

“Aw…” Ayuseya parecía inconforme.

Miré hacia los anillos y pensé mucho acerca de que se suponía que dijera para quitarlos, pero pensando lógicamente, no había lanzado un hechizo ni nada, de hecho sólo pregunté algo como parte de una broma. Dicho eso, me preguntaba como exactamente les quitaría el anillo.

“Veamos… Erm… ¿Ustedes dos quieren divorciarse de mí?” Pregunté.

“Sí.” Ellas dijeron al mismo tiempo, pero nada pasó.

“Hm… Tú, Nanya, ¿Deseas divorciarte de mí?” Pregunté de nuevo.

“¡Sí!” Respondió ella mientras levantaba su tono de voz.

Esperamos, pero nada pasó.

“Tú, Nanya, ¿Deseas descasarte de mí?” Pregunté

“No creo que esa palabra exista, pero sí.” Ella me dijo, y nada pasó de nuevo.

Abrí mi menú de estadísticas y miré mis skills para ver si había un consejo acerca de que se suponía que hiciera con esta cosa del matrimonio, desafortunadamente no había nada ahí y sin importar cuantos comandos de voz utilicé, ni cuantas preguntas realicé, no había ni una sola reacción de los anillos. Ellos fueron puestos ahí para siempre.

“Yo… creo que no los puedo quitar.” Dije después de más de una hora de prueba y error.

“¡Creo que terminaré como una joven viuda!” Dijo Nanya con una sonrisa molesta mientras golpeaba la palma de su mano con su puño.

“Espera, ¡no hagas algo de lo que te puedas arrepentir! ¡Soy el padre de tus futuros hijos después de todo!” Dije con una voz dignificada mientras por dentro, rogué a todos los dioses que la detuvieran de romperme en un billón de piezas.

“Honestamente Illsy… ¡¿Cómo puedes decir algo así mientras usas mis bragas como sombrero?!” Ella me gritó.

“¿Huh? ¿Qué bragas?” Pregunté un poco confundido.

Saliendo de mi cuerpo, eché un vistazo a mi alrededor y justo ahí, encima de mi cabeza, estaba el blanco pedazo de tela con volantes que Nanya usualmente llevaba. Las reconocí de inmediato, pero me preguntaba por qué estaban ahí en primer lugar.

“Enserio, ese hechizo está realmente roto…” Murmuré mientras entrecerraba los ojos hacia estas.

Usando [Telekinezy] las levante y regresé la sagrada tela a su legítima dueña. Nanya las arrebató de mi mano y me lanzó una mirada penetrante.

“Pero creo que esto ya está arreglado. Illsyore ahora es nuestro esposo independientemente si él lo quería así o no.” Dijo Ayuseya mientras miraba a Nanya.

“Y dime, ¿qué hay de malo en ser una viuda?” Ella preguntó levantando una ceja.

“Quizá nada, quizá todo, ¿pero en realidad quieres volverte una sin darle una oportunidad a Illsyore? ¿Qué hay de malo en ser su esposa?” Ella preguntó algo relajada.

“¡Sí, sí! ¡Viuda, malo! ¡Oportunidad al matrimonio, bueno!” Dije rápidamente como un individuo que olvidó como usar verbos.

Nanya echó otro vistazo a su anillo y entonces miró hacia mí. Se sentía como que nos llevaría mucho tiempo para llegar a un acuerdo con la situación actual, pero no parecía que ella se oponía totalmente. Una prueba clara de eso era el hecho de que yo aún estaba vivo. Por otro lado, Ayuseya era completamente opuesta. Y por Shanteya, ella permaneció quieta y no dijo ni una sola palabra acerca de eso, pero ella tampoco volteaba a verme. Ella era mi fiel sirvienta, pero tenía que ser realmente tonto para no ver su inquietud por el hecho de que perdió la oportunidad de decir que sí.

¡Nunca pensé que fuera ASÍ de popular! Pensé, sin embargo, el problema aún seguía, no había manera de quitar el anillo de sus dedos. A diferencia de los tatuajes del hechizo [Hacer Esclavo], estos parecían permanentes.

“Erm, ¿quizá Tuberculus o los otros saben algo acerca de esto? ¿O quizá necesitamos un sacerdote?” Pregunté.

Sacudiendo su cabeza, Nanya negó ambas opciones.

“No debemos decirle a Tuberculus acerca de esto. Ayuseya es un importante huésped político… Sería más fácil destruirte a ti, Illsy, que deshacer el hechizo.” Señaló.

Tragué saliva.

“No les dejaré hacerlo, estate tranquilo.” Ayuseya dijo en mi defensa.

“Tal vez, pero ¿qué pasa con los otros países? ¿Qué dirán los altos mandos? No comandamos ejércitos o tenemos supremos que nos juren lealtad…” Ella explicó con un suspiro.

“¿Huh?” Dije.

“Como dijo Nanya, soy un huésped político. Mi estancia aquí no puede ser por un periodo de tiempo indeterminado. Mi matrimonio contigo creará muchos problemas en este país y en el mío. Hay muchos nobles que simplemente no pueden esperar para señalar con el dedo a algún extranjero de la realeza para abatirlos. Para evitar esas situaciones violentas y problemas innecesarios, podemos emplear el uso de un ejército o Rangos Supremo. Teniendo un ejército nos ayudaría a declarar la independencia de este territorio. Teniendo un juramento de protección de dos o más supremos garantiza nuestra seguridad. Nosotros aun no tenemos ninguno, pero está la tercera opción. Si me escondiera de la vista de Dankyun, y él dejara la academia, entonces Illsyore se puede enfocar en construir su calabozo y expandir su territorio. Al mismo tiempo, podemos hacernos aliados de todos los niños nobles de la academia. Con su ayuda, así como con un poderoso calabozo, podemos ganarnos el favor de los altos nobles de Shoraya o incluso de la raleza misma. Una vez que se descubriera que estoy casada con Illsyore, podremos invocar ese favor y solicitar su protección. Estoy segura de que ellos estarán más que dispuestos a aceptar a un dungeon amigable si les ofrecemos ciertos servicios a cambio.” Explicó Ayuseya.

“De hecho, un montón de bazofia política, pero esto probablemente es lo mejor por ahora… pero…” Nanya dijo, y con una mirada aguda miró de regreso a la princesa draconiana, “todo esto estaría bien pero sólo y solamente si Dankyun no te descubre, y esto nos lleva de nuevo a nuestro tema original.”

Tragué saliva y pregunté “Pero ahora hay una buena razón para que la esconda, ¿cierto? Si no lo hago, este chico Dankyun probablemente me mataría para liberar a Ayuseya del contrato de matrimonio, ¡y yo quisiera conservar mi cuerpo de crista intacto, gracias!”

Nanya sólo miró a Ayuseya y parecía ignorarme. Hubo una verdadera tormenta de relámpagos entre las dos, y yo no tenía manera de detener esto sin usar la fuerza bruta, lo que no haría.

Después de un minuto o algo así, Nanya dejó salir un largo suspiro y cerró sus ojos.

“¿Bueno?” Pregunté.

Unos momentos después, ella abrió sus ojos y miró derecho a mi cuerpo de cristal. Con un tono de voz calmado, ella empezó a darme instrucciones de lo que debería hacer desde ese momento en adelante.

“Bien, pero Illsy, tienes que construir más niveles en tu calabozo en los siguientes años. Haz que por lo menos sean cincuenta niveles. Hazlos más difíciles que los que ya tienes. También tenemos que enseñarte a encantar y esas cosas. Creo que tengo algunos libros sobre eso. También necesitas construir muchos calabozos más pequeños y débiles por todo el lugar. Esto incrementará tu valor a los ojos del rey. Y absolutamente no debemos decirles a los idiotas de los profesores acerca de esto. Ellos ya están enojados contigo por tus pisos ‘fáciles’ del calabozo. Y por tu núcleo, necesitas empezar a usar Armadura Mágica en él, expande tu territorio al doble, no, triplica su tamaño actual. También necesitas hacer algo con respecto a este cuarto. Protégete a ti mismo con algo, pero mantén tu núcleo aquí. Nadie se quejará a causa de que esté protegido, pero si está escondido, ellos dudaran de tu lealtad hacia nosotros.”

Cuando ella sugirió hacer un calabozo un poco más difícil y con más pisos, no pude evitar sonreír. Varias ideas alocadas ya se estaban formando en mi mente. No sabía lo que eso era, pero la idea de construir algo increíblemente complejo, mortal, e insanamente irritante trajo una sonrisa de placer a mi cara. Me preguntaba a lo que ella se refería con paredes encantadas, pero lo que atrapó mi atención fue algo más.

“¿Armadura Mágica? Creo que recuerdo que mencionaste algo como eso… Bueno, en ese caso, necesitaré un poco de guía en cómo hacerlo, ¡sensei Nanya!” Dije con una sonrisa.

“Espera, ¿no es eso mucho incluso para él? A otros dungeons les toma incontables años el hacer un solo calabozo. Para él, el hacer más de uno en tan poco tiempo…” Dijo Ayuseya frunciendo el ceño y mirándonos un poco confundida.

“¡Nyahaha! ¡No necesitas preocuparte acerca de eso, Illsy es un ‘Como un Dios’, no un Heroico!” La pequeña chica dijo con una sonrisa en su cara.

“¿Co-Co-Como un Dios?!” Gritó la draconiana.

“¡Sssh! ¡No tan fuerte!” Dijo Nanya poniendo su mano sobre la boca de la mujer.

“Eso explicaría por qué puede usar una gran cantidad de Energía Mágica así como el por qué fue capaz de curarme, yo pensé que él era un Ancestral o quizá un Semidiós, ¡pero ciertamente no un ‘Como un Dios’!” Dijo Ayuseya, quien estaba bastante sorprendida por la verdad.

“*Suspiro*. Como sea, mantén silencio acerca de eso, yo me encargaré de que los profesores guarden silencio pero escúchame, Ayuseya. Si tú haces algo o planeas hacer algo a Illsy que lo lleve derecho a su destrucción o que le cause daño, ¡te cazaré y te quitaré la piel viva! ¡Tienes mi palabra como una aventurera ‘Como un Dios’ con respecto a eso!” Ella la amenazó e incluso yo sentí un intento asesino proveniente de ella.

“Lo mismo te aplica a ti, Nanya.” Replicó la princesa sin siquiera pestañear.

“Algo me decía que llegar tarde en la noche después de salir a beber con mis amigos iba a ser diez veces más difícil de explicar ahora…” Suspiré pesadamente.

Desde entonces, tendría que enfocarme más en construir mi calabozo, creando nuevos, y también desarrollando nuevos métodos para llevar a pobres chicos a que se aventuraran en él, al borde de la locura. Desafortunadamente, en aquel momento, no tenía ni idea de qué tipo de peligro se avecinaba…

[Punto de vista de Dankyun]

“Maestro Alttoros, deberíamos llegar a Therion para el final del día.” Me dijo Fellian, uno de mis cuatro comandantes de Rango Emperador.

No respondí a sus palabras, sólo me limitaba a mirar a lo lejos. ¿Había alguna necesidad de responderle a alguien como él? Un Rango Emperador no era nada más que un gusano cuando lo comparabas conmigo y por los 40 Soldados Rango Maestro detrás de mí, ellos eran aún más bajo que eso.

¿Por qué eso era así? ¿Era esa una pregunta que se necesitaba hacer?

Yo era un draconiano Rango Supremo comprometido con la princesa real, Ayuseya Pleyades, así que por supuesto, ¡ellos no eran más que gusanos cuando los comparaban conmigo!

En este mundo, el poderoso era el que mandaba al débil. Tu rango de aventurero podía decidir tu estatus social y la cantidad de gente a la que podías aplastar bajo tus pies. Como tal, cuando uno era un Supremo tenía que estar en las posiciones más altas del ranking. Eso era la única razón por que la familia real Pleyades sólo se comprometía con estos Rangos. Ellos representaban el poder y la autoridad de su línea de sangre, lo cual los reyes no tenían la esperanza de alcanzar. Pero mientras yo era un símbolo de su fuerza, Ayuseya no era más que un escalón para que yo pudiera alcanzar un poder que incluso los Supremos no tenían y aun así era ofrecido de manera indiferente a alguien más débil que un aventurero de Rango Principiante. ¡Ese era el poder de un rey! El poder de comandar ejércitos legítimamente y tener montañas de oro sin preocuparse del ladrar de perros que estén en una posición más elevada o de otros supremos tratando de retarte a batallas. Para mí, Ayuseya era mi boleto para ganar poder legal y políticamente.

Pensando sobre eso, uno tenía que preguntarse: ¿Qué clase de propósito tenían esos 44 hombres que acompañaban a alguien como yo? Yo era más fuerte, rápido, e inteligente que todos ellos juntos. Naturalmente, podía vencerlos a todos en tan sólo un momento, pero incluso los gusanos tenían cierto valor si los empleabas correctamente.

Mi deseo actual era simple: este era recuperar mi marioneta, la pequeña mujer patética que tenía la línea de sangre del rey. Sabía muy bien que ella no podía escapar de mí. La razón era la pequeña placa de oro que colgaba de mi cuello. Este era un regalo del Sumo Sacerdote de Teslov, que bendijo nuestro compromiso y lanzó un hechizo especial sobre nosotros. Esto me permitía siempre saber su ubicación exacta. La placa era prueba de ello, y nada podía romper el hechizo excepto otro Sumo Sacerdote. Sin embargo, ¿Cómo iba ella a hablar con uno cuando su garganta también estaba maldita? Escribir era una posibilidad, pero un Sumo Sacerdote o cualquier noble de alto rango sólo lo vería como un insulto y la rechazaría rápidamente antes de que ella pudiera contarles su cuento.

Cerré los ojos y recordé el momento en el que puse en su garganta la poción hecha de los sobrantes de 1000 gusanos come carne. Ella luchaba y gritaba de dolor ante la quemadura, pero en ese momento, todo lo que veía en ella no era más que un ser inferior que había sido bendecida sólo con la sangre en sus venas. ¡Todo lo demás sólo era digno de ser tirado a la basura! ¿Qué uso tenía una princesa que no podía hablar y pelear? Ella era una vergüenza para el reino entero, uno que yo estaba dispuesto a corregir.

¿Hm? ¿Quién se atrevería a detenerme, a un Supremo? Pensé mientras una sonrisa se formaba en mis labios.

Abriendo mis ojos, miré hacia el cielo, pero el olor de algo quemándose llegó a mi nariz. Parpadeando de la sorpresa, miré hacia abajo y noté la placa dorada humeando.

“¿Qué es esto?” Pregunté mientras tiraba de ella.

El humo se intensificó y cubrió toda la placa. Detuve el caballo y miré con horror mientras el símbolo de mi compromiso con Ayuseya así como mi único medio de rastrearla se convirtió en una pila de cenizas.

¿Cómo pudo pasar eso? ¿Alguien rompió el hechizo? ¡NO! No puede ser… ¡No puede ser que un Sumo Sacerdote se encuentre ahí! Grité en mi mente.

La vista del humo me enfureció.

“¿Maestro?” Preguntó Fellian.

Desenvainé mi espada y lo corté a él y a su caballo a la mitad. Su Armadura Mágica tenía el segundo lugar entre los Rango Emperador que me seguían, pero contra mi poder, un solo golpe fue suficiente para romperla. ¡Que descaro al haberme molestado! Sin embargo, su muerte me sirvió para apagar parte de mi enojo. Los otros vieron esto, pero ninguno se atrevió a moverse o a hacer comentarios. Ellos sabían muy bien lo que pasaría si lo hacían.

“¡Quiero al mejor explorador de todos ustedes para que vaya por delante hacia la Academia Mágica Fellyore! ¡Que averigue todo lo que pueda acerca de la Princesa Ayuseya y quien sea que sea digno de mención entre ellos!”. Ordené firmemente.

Un hombre se acercó a mí, pero él se mantuvo a una buena distancia, fuera del rango de mi espada. El cuerpo muerto de su comandante era una advertencia suficiente para él.

“¡Entendido, Maestro!” Él dijo y golpeó su pecho.

“Debes de volver para el momento en que desee abandonar Therion.” Declaré.

“¡Sí, Maestro!” Respondió y golpeó su caballo con sus espuelas. La bestia relinchó una vez y galopeó alejándose de mí.

Mientras veía que se iba, sólo un pensamiento cruzaba por mi mente. ¿Me pregunto qué tipo de hombre se atreve a hacerme su enemigo?

Leer Sin Conexión:

© 2017 - LightASPNovel V. 3.0EspañolEnglish